Opinión

¿Por qué Donald no podría caer?

 
1
 

 

trump

Hay varias características de la crisis que enfrenta el presidente Trump que podría llevar a que no pueda concluir su mandato, pero como lo mencioné anteriormente va a ser un proceso lento, doloroso. Por eso es importante entender los factores que podrían llevar a que Donald Trump no cumpla su mandato, condenado en un juicio ante el Senado de Estados Unidos. Analizando los procesos para que un presidente, un gobernador, hasta un presidente municipal caiga en Estados Unidos, México o cualquier democracia tienen que estar presente varios factores:

1. Investigar a otros funcionarios allegados antes de investigar al gobernante. 2. Asegurar que haya recursos suficientes para llevar a cabo la investigación. 3. Tener una investigación que sea y se perciba independiente y objetiva. 4. Funcionarios que estén hartos por la ilegalidad o la incapacidad del gobernante y que estén dispuestos a filtrar información. 5. Medios de comunicación que estén dispuestos a darle seguimiento constante y poner en contexto información relacionada a la investigación. 6. Pérdida de apoyo político y de popularidad del gobernante.

Todos estos factores estuvieron presentes en los casos de los presidentes de Guatemala, Otto Pérez; Brasil, Dilma Rousseff, y de Estados Unidos, Richard Nixon.

En el caso del expresidente Pérez Molina, tuvo que dimitir de su cargo el 3 de septiembre de 2015 porque sería arrestado. Para esto, se investigaron a 30 funcionarios del gobierno y a la exvicepresidenta, Roxana Baldetti, la cual fue detenida el 21 de agosto de 2015 por ser parte del grupo criminal que operaba en la Superintenencia de Administración Tributaria (SAT), para después ser enviada a prisión el miércoles 26 de agosto de 2015. La Fiscalía encargada del caso recomendó la renuncia de Pérez Molina para así poder evitar una inminente ingobernabilidad; por eso tuvo que renunciar días antes de las elecciones para ser arrestado.

Fue la Fiscalía General de Guatemala y una comisión especial de la Organización de las Naciones Unidas llamada Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ente independiente que opera en ese país desde hace ocho años, con recursos de la comunidad internacional, que le garantizó su independencia en la investigación contra Pérez Molina. Los medios nacionales e internacionales jugaron un papel en informar al público del escándalo.

En el caso de Dilma Rousseff, sus niveles de popularidad habían caído hasta un 6.0 por ciento de aprobación. El miércoles 31 de agosto de 2016 el Senado de Brasil aprobó la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, cuyos niveles de popularidad habían caído hasta menos de 10 por ciento de aprobación, tras estar acusada de manipular cuentas públicas. Antes, se había investigado a 54 personas, entre las cuales estaban el director de ingeniería y servicios de Petrobras, Renato Duque. La Cámara de Diputados eligió a 65 miembros de una comisión especial para analizar los argumentos jurídicos contra Rousseff. Y el trámite continuó en el Senado, el cual instauró el juicio político, suspendiendo a Rousseff de sus funciones como presidenta, evento que fue informado a detalle por medios nacionales e internacionales por la importancia de la economía brasileña.

La renuncia de Richard Nixon fue la punta del iceberg de actividades delictivas (espionaje, publicación de información falsa, uso ilegal de servicios de inteligencia) que fueron investigadas por un fiscal especial y donde fueron enjuiciadas 69 personas y fueron declaradas culpables 48, entre ellas funcionarios de alto nivel del gobierno de Nixon. Ante la pérdida de apoyo político de su partido, decidió renunciar y no enfrentar impeachment y un juicio en el Senado. En el caso de William Clinton, quien fue investigado por años por un fiscal independiente, mantuvo su popularidad y apoyo político. Él decide enfrentar el juicio en el Senado y es absuelto.

Aunque ya se nombró a un fiscal especial independiente para investigar a personas y funcionarios allegados al presidente Trump, y los medios de comunicación le han dado fuerte y macizo con información filtrada por funcionarios del gobierno, la caída de Trump todavía está lejos. Sigue teniendo un apoyo importante del Partido Republicano y de sus electores. Hasta que lo declaren loco, o lo abandonen políticamente, será entonces cuando pueda iniciar el proceso político y destituirlo. Antes no.

P.D. Acompáñenme en EL FINANCIERO Bloomberg TV cada martes y jueves a las 22:00 hrs. en El mundo según Trump. Los espero.

Twitter: @Amsalazar

También te puede interesar:
Cómo destruir una presidencia en una semana y con varios tuits
Confirmado: Trump va de salida
AMLO, con ventaja