Opinión

¿Por qué diablos no invertimos?

 
1
 

 

Cartera. (www.taringa.net)

Ayer le comenté en este espacio que una de las grandes tragedias del país es la escasa inversión que hay en México.

La inversión pública cayó desde 1993 a la fecha en términos absolutos y la inversión privada no compensó esa caída.

Algunos piensan que el sector público invierte menos porque no tiene dinero.

No estoy de acuerdo. Basta ver las cifras.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda, los ingresos presupuestales del sector público crecieron en 117 por ciento en términos reales en ese lapso y señalan las cuentas nacionales que la inversión pública cayó en 7.9 por ciento.

La razón de que no se hayan canalizado suficientes recursos a la inversión no es la ausencia de ellos, sino su inadecuada asignación.

Aunque la inversión privada no estuvo en jauja, creció a una tasa de 5.1 por ciento anual en promedio.

Si la inversión pública lo hubiera hecho así desde 1993, otra historia estaríamos viviendo pues sería el triple de la que hoy tenemos, y la inversión total del país sería 37 por ciento superior a la que realizamos.

En esta materia no hay atajos. Sin más inversión, no habrá incremento de productividad aunque haya reformas de por medio.

Para que crezca la inversión pública es necesaria la tan esperada reingeniería del gasto público que no ha llegado, tanto a nivel federal como en el ámbito estatal y municipal.

Creo que parte de nuestro problema de gasto es que un porcentaje cada vez mayor del gasto público lo realizan los gobiernos locales, y la calidad de su gasto es peor que la del gobierno federal… que ya es mucho decir.

Y, el otro tema es que la inversión privada debe acelerarse. Del primer semestre de 2012 al mismo periodo de este año creció a un ritmo anual medio de apenas 3.4 por ciento. Los empresarios invierten apostando al futuro. Y aquí le hemos comentado ampliamente del escepticismo que las encuestas de opinión revelan.

El discurso del gobierno, y en particular del presidente Peña, en la primera mitad de su mandato fue el de la promoción de las reformas.

Hay que ir más allá. Debe haber comunicación clara, que hable de las virtudes de la gestión, pero también de los problemas, de los retos y de las amenazas.

Un discurso que sea informativo y persuasivo, y no propagandístico. Si se logra hacer que el sector privado visualice el mediano plazo con realismo pero también con ganas de obtener resultados, creo que el futuro podría ser diferente.

Inclusión financiera
Hoy amanece en Washington el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

El tema que lo lleva es su participación en el primer Foro de Inclusión Financiera, que organizan el Tesoro de Estados Unidos (EU) y la Agencia Internacional para el Desarrollo de ese país.

En el panel en el que participa hoy el titular de las finanzas mexicanas estará también Bill Gates, quien no necesita presentación; Jacob Lew, titular del Departamento del Tesoro de EU; Jamie Dimon, CEO y presidente de JPMorgan; y la reina Máxima, de Holanda.

Muy buen cartel, pero ojalá haya más ideas que palabras en la discusión de este tema, que tan necesario es para México.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Sin inversión, no salimos
¿Cuánto vale México?
Se secan los flujos de capital