Opinión

¿Por qué despegó el mercado interno?

 
1
 

 

ME. ¿Por qué despegó el mercado interno?

Por primera vez en años, en 2015 el crecimiento de la economía debe atribuirse en gran medida al mercado interno y en el primer trimestre de 2016 se está repitiendo la historia.

¿Qué factores lo explican? ¿Existe la posibilidad de que persista ese impulso a lo largo de 2016? Veamos algunos detalles.

El lunes pasado se informó que el consumo privado en México creció a una tasa media anual de 3.6 por ciento en 2015. Y en diciembre en específico lo hizo en 5.1 por ciento (con cifras desestacionalizadas). Hay que recordar que la economía creció 2.5 por ciento.

En los primeros dos meses de este año las ventas comparables de la ANTAD crecieron a una tasa nominal de 9.1 por ciento, lo que implica una tasa real anual de poco más de 6.0 por ciento.

Las ventas de autos en los dos primeros meses del año subieron en 14.5 por ciento, medidas por autos vendidos.

¿Cómo explicar estos datos? Le enlisto los elementos que, a mi juicio, son clave para explicarlos.

1.- El empleo. El empleo formal, medido a través de los datos del IMSS, creció a una tasa anual de 3.8 por ciento hasta febrero. Hay quien dice que no hay creación de empleo nuevo sino sólo formalización. Sin embargo, de acuerdo con la ENOE, hasta el último trimestre del año pasado el crecimiento total de los asalariados –en la economía formal o no– fue también de 3.8 por ciento.

2.- Los salarios. Durante enero, la tasa de crecimiento del salario medio de cotización al IMSS fue de 3.8 por ciento. Con una inflación de 2.6 por ciento, hubo un crecimiento real de 1.15 por ciento. Además, el crecimiento total del salario –formal o no– fue de 4.15 por ciento en promedio en el segundo semestre del año. De este modo, los ritmos de crecimiento de la masa salarial real se acercan a 5.0 por ciento anual.

3.- El crédito. En enero de este año el financiamiento al sector privado creció a una tasa real de 11.4 por ciento y específicamente al consumo lo hizo a un ritmo efectivo, ya descontada la inflación, de 7.8 por ciento.

El crédito a la vivienda aumentó en 9.6 por ciento en términos reales.

4.- Las remesas. El valor en dólares de las remesas que ingresaron a México el año pasado creció en 5.6 por ciento, por lo cual el valor en pesos subió en 26.5 por ciento. O si se quiere ver en términos reales, su aumento fue del orden de 22 por ciento. Para enero, la cifra real rebasó 40 por ciento de aumento.

Cuando se observan todas estas variables, no sorprende que las tiendas de autoservicio o departamentales tengan crecimientos espectaculares en sus ventas, o que mes con mes se establezcan marcas históricas en la venta de autos.

¿Podrá mantenerse este ritmo de expansión a lo largo de 2016?

Hasta ahora, se percibe fortaleza en el impulso al crecimiento. Sin embargo, las bases de comparación más elevadas, el efecto de la inestabilidad internacional, el recorte del gasto público, entre otros factores, podrían moderar los ritmos de expansión en el segundo semestre.

Reitero lo que le he comentado antes: para mantener el crecimiento no basta el consumo, se requiere ahora que la inversión también crezca.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El crédito crece cinco veces más que el PIB
Reserva estratégica, anticipándose a Trump
¿Ganaron la partida Banxico y SHCP?