Opinión

¿Por qué Banxico bajó su previsión del PIB?

 
1
 

 

[Bloomberg] Banxico redujo el costo del crédito a 4% en marzo, después de casi cuatro años de haberlo mantenido en 4.50%. 

El punto medio de la nueva estimación de crecimiento del PIB que dio a conocer el Banco de México se ubicó en 2.1 por ciento para este año.

El punto medio era de 2.5 por ciento en la estimación que hizo hace tres meses. Es decir, la reducción fue de cuatro décimas.

La más reciente encuesta realizada por Banamex entre expertos del sector privado ubicaba también su estimación en 2.5 por ciento en promedio.

Sin embargo, ya había una serie de instituciones que estimaba tasas más bajas.

Los más pesimistas eran los expertos de Monex, que calculaban que habría una tasa de 1.9 por ciento para este año. Sin embargo, Finamex ya ubicaba su pronóstico en 2.1 y Thorne & Associates así como JPMorgan lo ponían en 2.2 por ciento, por citar sólo algunos casos.

Con ello quiere decir que no fue del todo sorpresiva la decisión del Banco de México.

Esa baja en la estimación se dio a pesar del buen desempeño del mercado interno, que el propio Agustín Carstens refirió en su conferencia de ayer.

¿Por qué entonces bajar la estimación del crecimiento?

El entorno internacional presentado por Banxico fue verdaderamente adverso.

Por ejemplo, la producción industrial a escala mundial presentó en mayo de este año una caída respecto al primer trimestre (con promedios móviles de tres meses y cifras desestacionalizadas).

El volumen del comercio mundial cayó alrededor de 2.0 por ciento, calculado para el mismo periodo y con la misma metodología.

Los futuros del petróleo arrojan una estimación de la mezcla mexicana de exportación de menos de 50 dólares para 2016 y de menos de 55 dólares hasta 2018.

La producción industrial de Estados Unidos, en variaciones trimestrales, estuvo en cifras negativas en junio.

Esta semana también trascendió, por ejemplo, que la producción industrial china de julio creció apenas poco más de 6.0 por ciento respecto al mismo mes del año pasado, uno de los peores resultados de los últimos años y sus exportaciones retrocedieron.

Lamentablemente, la actividad económica en casi todos lados muestra resultados negativos.

Pero lo peor es que ante la perspectiva de una próxima alza en las tasas de interés, no se ve que en el corto plazo la actividad económica pueda crecer a tasas más elevadas.

En este sentido, la reducción de las tasas de crecimiento esperadas para México en realidad no es sino la consecuencia de este entorno que se ha complicado mucho más de lo esperado.

Y, como apenas hace un par de días le comenté en este espacio, los buenos resultados en materia de mercado interno, que se mantuvieron incluso en julio, no son suficientes para hacerle frente a una situación externa tan adversa.

Déjeme ponerle una analogía: el camino que recorremos entró en una zona de curvas cerradas y peligrosas. Aunque quisiéramos avanzar más rápido no podremos hacerlo, salvo que corramos el riesgo de irnos al precipicio.

Me parece que la prioridad es sortear con los menores costos este tramo por el que estamos pasando.

¿Qué quisiéramos que el mundo fuera diferente y nos permitiera ir mucho más rápido? Sin lugar a dudas.

Pero, no es cuestión de deseos. Esta es la realidad en la que nos ha tocado vivir en estos años y más vale que tratemos de salir lo mejor librados que sea posible.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Estabilidad contra popularidad 
¿Compensará el mercado interno a las exportaciones?
Las complicaciones que llegaron del norte