Opinión

Pido un aplauso para los del Cumbres

1
    

     

Polémico video del Instituto Cumbres (Youtube)

Nunca te pelees con el éxito, dicen por ahí. Si tal consigna tiene algo de sabiduría, toca aplaudir a los chavos del Cumbres. Ellos no sólo sí entienden, sino que entienden que entienden.

Un nuevo video de pubertos de esa institución educativa (es un decir) ha surgido, y con él cierto predecible escozor de analistas que con razón aprecian en el video, en su mensaje, un alarmante signo del encumbramiento del despotismo. Léase, entre otros, a Ricardo Raphael.

Pero dado que es viernes, que se avecina la Semana Santa (que es de vacación, más que expiatoria o reflexiva, no se hagan), permitámonos un enfoque distinto, uno que se rinde ante la evidencia de que en una de esas los únicos que están en lo correcto son estos 'tipines' del Cumbres, y no quienes pensamos que su video (para quien no lo sepa se supone que ese clip es una invitación a la ceremonia de graduación de esa escuela) es aberrante.

¿Cuál es el entorno en el que han crecido estos muchachos? ¿Qué han abrevado, quiénes son sus modelos a seguir, qué han visto en los medios de comunicación, en la política, en los negocios?

Son la generación que lleva años atestiguando el exitazo que es Jorge Emilio González (y su verde camarilla), un sujeto de luces opacas pero grandes destellos materiales: vida de lujo y propiedades con mínimo esfuerzo y nula rendición de cuentas. ¿A poco no sienten un poco de envidia? ¿Quién no quiere eso para sí mismo?

Desde niños, estos jovencitos han visto cómo año con año la izquierda en el DF se volvía un chacal clientelar que se entiende perfectamente con los grandes capitales, los inmobiliarios para empezar. Así que el reparto de roles es perfecto: que los “progres” del gobierno medren con los pobres, que les hagan sus conciertos en el Zócalo a los nacos, que a los ricos nos dejen los negocios y la impunidad de nuestros guarros en las calles. Entonces, lo que les toca a estos chavos, y en eso el video es perfecto, es apuntalar la validez de su posicionamiento en el lado de los privilegiados, logrando eso les alcanza para comprar todo, para adquirir incluso a las autoridades surgidas de la dizque izquierda. Romo es cuate, mirrey.

Los panistas son, para esta generación, una bola de arribistas. ¡Ternuritas! Los hijos de Fox, ávidos de que los aceptaran en las fiestas; los de Marta, provincianos que quisieron hacer de cada año el de Hidalgo. Luego vinieron los cuates de Calderón, el polanqueño depa millonario de César Nava, el poder de la tal Paty Flores, etcétera. Y últimamente, el PAN es la imagen de los moches y la francachela interpretados por el entorno de Madero. ¡Cositas! Los panistas se van a PiVi de 'reven' y los cachan. ¡Qué oso!

Finalmente el PRI. Eso sí es un ejemplo. 21 páginas en ¡Hola! Toda la family a cargo del erario en el viaje a Londres y quién sabe a cuántos lados más. Y es presidente, wey, de México, wey. Y los deals de las casas, wey. Y puso a un chalán dizque a investigarlo, wey. Cool!

De los impunes empresarios que quebraron Mexicana; de los que no pagaron por los muertos de Pasta de Conchos, ni por los niños de la Guardería ABC; de esos hombres de Dios que son Norberto Rivera y Onésimo Cepeda, de esos ya ni hablamos.

¡Olé!, chavales del Cumbres, sigan preparándose pues ya se acerca su hora de explotar, perdón, de mover a México. Ellos muy bien, wey.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Para EPN es la hora de cumplir; ¿podrá?
DF, ese mundo raro
El sistema no soporta su pasado