Opinión

PIB, ¿todos contra Hacienda?

La semana pasada el Inegi dio a conocer la tasa de crecimiento del PIB correspondiente al segundo trimestre de este año: 1.56 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, tomando en cuenta las denominadas “cifras originales”, que resultó inferior al incremento en el primer trimestre (1.88 por ciento). Además, con excepción del sector primario, en abril-junio todos los componentes del PIB mostraron tasas de crecimiento inferiores a las registradas en enero-marzo. A ello se sumó el aumento del desempleo en julio, que alcanzó 5.47 por ciento en ese mes, la tasa mensual más elevada desde agosto de 2011; y la evolución de las ventas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), que continuaron en el terreno negativo.

Ello propició que la Secretaría de Hacienda saliera a intentar explicar el comportamiento de la actividad económica y a ratificar su estimación del crecimiento del PIB para 2014 (2.7 por ciento), a pesar de que diversas instituciones y analistas lo han revisado a la baja (el consenso se ubica entre 2.2 por ciento y 2.4 por ciento), lo que le generó toda una andanada de críticas y cuestionamientos a esa dependencia. Más allá de las deficiencias en la comunicación oficial, un análisis más detallado de la información y, sobre todo, considerando las “cifras corregidas por estacionalidad” –que no es otra cosa que ajustar la evolución de la actividad económica por los días efectivamente laborados en un año y otro, para hacerlos comparables– señala que la economía se está recuperando gradualmente, en particular los sectores que tienen mayor peso relativo en la generación de valor y de empleo.

Con la corrección estacional, el crecimiento del PIB en el segundo trimestre fue de 2.74 por ciento, esto es, casi 1.2 puntos porcentuales superior al que consignan las cifras originales y 2.3 puntos mayor al del primer trimestre. La mayor recuperación se registró en la industria manufacturera, en el comercio y en la construcción. Esta última actividad era y sigue siendo la que mayor rezago exhibe desde el inicio de 2013 y es un motor fundamental de la expansión de la economía. Entre sus componentes destacó la edificación, lo que apunta a un mayor dinamismo de la construcción de vivienda, ya que el inicio de casas en enero-junio fue 20 por ciento superior al año anterior, así como los trabajos especializados en ingeniería que constituyen el primer paso para echar a andar las obras de infraestructura que se plantearon en el programa correspondiente a principios del año. Así, lentamente, pero parece que este sector empieza a arrancar.

En el caso del comercio, el crecimiento del PIB en el segundo trimestre con el ajuste estacional se situó en 3.8 por ciento, en comparación con sólo 0.2 por ciento en el primero. Esta aparente discrepancia entre la actividad económica del sector en su conjunto y la que se deriva del comercio formal (ventas de la ANTAD) se explica por la expansión del segmento informal, que es el que ha impulsado esta actividad durante 2014. De hecho, en junio las ventas de establecimientos comerciales al menudeo que reporta el Inegi mostraron un incremento de 1.1 por ciento con lo que se ratifica su tendencia al alza.

Por su parte, las manufacturas casi duplicaron su tasa de crecimiento entre los dos primeros trimestres y mostraron una recuperación del empleo, como consecuencia del impulso de las exportaciones que aumentaron 5.5 por ciento en el trimestre, después del pésimo inicio del año de la economía de Estados Unidos.

Así, en materia de crecimiento el balance todavía es de claroscuros. No hay duda de que la economía se aceleró en el segundo trimestre del año, aunque todavía no al ritmo deseable y hay indicadores que apuntan a que su consolidación no será en automático. En ese sentido, en el segundo trimestre del año la inversión extranjera directa, que se ubicó en sólo dos mil 300 millones de dólares, registró su peor desempeño trimestral desde 1995; las expectativas de empresas y consumidores no mejoran; y el gobierno promete crecimiento pero a mediano plazo. Hay que darle el beneficio de la duda.

Twitter: @MRFsagarpa