Opinión

PGR, Etesa y la CNTE: mí-no-comprende

  
1
  

  

rubén núñez

Yo confieso que mí-no-comprende. O quizá mí-sí-comprende pero, para los propósitos de esta columna, lo mejor es decir que no entiendo al gobierno federal en el tema de la acusación por lavado de dinero en contra de Rubén Núñez.

Primera rareza. Desde el domingo varios portales traían los datos de tres empresas que estarían involucradas en operaciones con recursos de procedencia ilícita de las que se acusa al secretario general de la Sección 22. Pero la PGR, vía su vocero Julio Herrera, me dijo ayer que no sabía de qué dependencia se habían filtrado esos nombres del supuesto esquema de lavado de dinero del líder de la CNTE hoy preso. Ká-mon.

Segunda rareza. EL FINANCIERO, Reforma, El Universal y La Razón (éste con detallado gráfico) mencionan que esa colaboración (ilegal, según eso) para desviar recursos incluye a Ediciones, Tratados y Equipos, S.A. de C.V., también conocida como Etesa, empresa que ya había salido en los diarios hace dos meses: The Miami Herald publicó que el diputado aliancista Bernardo Quezada Salas y su familia política compraron 13 condominios en Florida. Quezada Salas está casado con la hija del dueño de Etesa.

Tercera rareza. La orden de aprehensión en contra de Rubén Núñez está fechada el 14 de abril. Es decir, dos días antes de que The Miami Herald diera a conocer las operaciones inmobiliarias miamenses de los dueños de Etesa y del diputado Quezada Salas. Así que uno se imaginaría que a alguien de la PGR, no sé, a un subprocurador, se le habría prendido el foco y habría dicho: mira lo que dice el Herald, que los Peredo esos, los dueños de Etesa que traemos ligados con el profe Núñez, compran departamentos por docena en Miami. No sé, a alguien, ¿a poco a nobary de la PGR le cayó el veinte de que eran los mismos?

Cuarta. Okei, eres el gobierno federal y por política te tardas dos meses en detener a Núñez. Sach-is-laif-inde-trópic. Pero, ¿y la empresa? Porque no te fuiste contra una empresa que según tu Fiscalía ayuda a los de la CNTE a desviar dinero. O sea, ¿hace dos meses sabías que (según tú) Etesa le ayuda a don Rubén a lavar dinero y dijiste, va, déjenlos seguir en el biznes?

Quinta. Ayer en el sitio http://www.etesa.com.mx/ esa empresa se promovía con toda normalidad. “Haciendo familias felices”, dice su propaganda. ¿Qué más presumen? “Los más atractivos plazos de financiamiento con descuentos vía nómina” con “un importante grupo de clientes entre los que figuran Magisterio Federal y Estatal, Sector Salud, ISSSTE, Trabajadores del Estado, etc”. Okeeey, no nomás la CNTE, ¿raith?

Sexta. Llamas a Etesa y dicen que todo ok, pero que como eres periodista no te pueden dar más datos. Vas al chat en línea:
Tú: Oiga, vi en las noticias que los mencionaban, con esto del profesor detenido, ¿si es seguro pedir un préstamo con ustedes, verdad? ¿No va a afectar eso de las noticias?

Etesa: “Desconozco a lo que se está refiriendo, pero le puedo asegurar que somos una empresa en regla, todo conforme a la ley y siempre pensando en la satisfacción del cliente”. Fain.

Séptima. ¿Quiénes son los clientes de Etesa, además de la 22? Dependencias de… 29 gobiernos estatales. Varias educativas, off-curz.

Última rareza: Etesa, que se supone que desvía dinero desde 2012, es (Reforma dixit) beneficiaria del Profeproa. ¡Pum!

¿Ven? Mí-sí-comprende. O va a ser el escandalazo del siglo en cuanto a lavado de dinero (porque Etesa sería tan culpable como don Rubén, ¿cierto PGR?). O todo es una venganza política. Chus uan.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Palos de ciego de un gobierno sin legitimidad
​Guanajuato, fraudes legales
Derechos LGBT, que EPN no se quede solo