Opinión

Petróleo, que no cunda el pánico

Aparentemente al gobierno federal no le preocupa la caída en picada del precio de la mezcla mexicana de petróleo.

“Los ingresos petroleros de 2015 están asegurados’’ reiteró ayer el presidente Enrique Peña Nieto en una reunión privada con dirigentes de centrales obreras.

Lo mismo había dicho días antes el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Pero bien a bien nadie sabe en qué consisten esas coberturas petroleras; vamos, ni los senadores a los que debía rendir cuentas la Secretaría de Hacienda o el director de Pemex conocen los detalles.

Se sabe, sí, que la cobertura petrolera comenzará a aplicar si el precio promedio anual de la mezcla mexicana –ojo, promedio anual–, estaba por debajo de 70 dólares.

Bueno, la mezcla mexicana se encuentra ahora por debajo de  50 dólares pero no se conoce el promedio anual; porque al principio del año la mezcla estuvo por arriba de 100 dólares el barril.

Las razones sobre el por qué no son públicos los detalles de las coberturas van desde la competencia entre aseguradoras hasta la posible manipulación de los precios de las mezclas para evitar el pago de los seguros.

Como quiera que sea, ya va siendo hora de que el gobierno explique cómo y cuándo comenzarán a operar esas coberturas pues comienzan a surgir dudas razonables sobre eventuales ajuste al gasto programado para 2015 a causa de la baja del precio del petróleo.

El senador perredista Mario Delgado explicó que, según les comentó el secretario de Hacienda, la caída de un dólar del precio de la mezcla mexicana equivalía a cuatro mil millones de pesos.

Si hasta ahora la pérdida ha sido de 30 dólares respecto al precio estimado para 2015 que fue 79 dólares por barril, el país dejará de recibir 120 mil millones de pesos.

Esta cantidad generaría un enorme boquete al presupuesto que tendría que ser subsanado con reasignaciones o con recortes.

Aparentemente en el gobierno el escenario aparece como muy lejano; ayer el propio Peña aseguró a dirigentes sindicales que no había de qué preocuparse.

¿O sí?

* * * *
Como le informamos hace unos días en este espacio, la ventaja que lleva la senadora Luisa María Calderón a su compañeros de partido Marko Cortés y Salvador Vega, por la candidatura del PAN al gobierno de Michoacán, era tan grande que fue definitiva.

Ayer el presidente del PAN, Ricardo Anaya, informó que tanto Cortés como Vega declinaron sus aspiraciones, por lo que la virtual candidata es la senadora Calderón, hermana del expresidente Felipe Calderón.

De hecho, es la primera candidata reconocida por un partido a una de las nueve elecciones de gobernador que habrá el próximo año.

Calderón aventaja en las encuestas al PRI y al PRD, cualesquiera que sean sus candidatos.

A ver.

* * * *
El descarrilamiento de un convoy del Metro en un patio de maniobras pone en evidencia nuevamente la falta de mantenimiento y el descuido del personal.

Ambas cosas a la vez.

Afortunadamente el evento no pasó más allá de los daños materiales, pero ya va siendo hora de que la administración del Distrito Federal ponga mayor atención a ese transporte, al que no se le invirtieron recursos en casi 20 años.

Un aviso a tiempo, pues.

* * * *
Sirva este espacio para agradecer su compañía durante el año que está por concluir.

Nos leemos el primer lunes de enero. Felicidades a todos.

Twitter: @adriantrejo