Opinión

Perspectivas económicas para 2016

1
 

 

año nuevo

Esta es la época cuando se conocen los pronósticos de la economía y el entorno político para el nuevo año; pero son pocos quienes comparan la realidad actual con sus afirmaciones de doce meses antes, ya que son escasos quienes fueron acertados en prever el tipo de cambio, el precio de petróleo o las tasas de interés en este periodo.

La mayoría de los analistas sólo dan a conocer una serie de estimaciones de las principales variables económicas y financieras, apoyados en los movimientos inerciales o en algunos modelos que no pueden incluir a todas las variables (los llamados Black Swan o Cisne Negro para explicar lo improbable que si ocurre).

Por su parte, los distintos gobiernos siempre enfatizan en sus pronósticos los aspectos positivos del entorno para convencer a los votantes y a los inversionistas de que sí saben tomar decisiones correctas. Además, los analistas de las instituciones financieras también tienden a inclinarse al lado optimista, ya que esto les genera más negocios y utilidades (sería absurdo esperar que dijeran a sus clientes que la situación se va a poner peor o que habrá una devaluación, pero que depositen su dinero con ellos o que soliciten un crédito adicional). Por otro lado, los partidos de oposición tienden a ser pesimistas, por enfatizar los aspectos negativos de los gobiernos en el poder.

En realidad es imposible ser acertado respecto al futuro por la gran cantidad de variables y millones de personas que intervienen en las decisiones que se tomarán en los siguientes meses, sobre todo ahora que la economía es global y que por medio del internet está integrada de manera simultánea. Para aquellos que tienen responsabilidades en la toma de decisiones lo importante es no pecar de optimistas, porque esto conlleva a tomar riesgos excesivos; pero tampoco ser muy pesimistas, porque esto impide aprovechar oportunidades que se presentan en la actualidad.

Lo relevante es ser lo más realista e identificar las principales tendencias que afectan a las economías. Por ejemplo, hace un año mencioné que 2015 se caracterizaría por la caída de los ingresos públicos debido a las menores exportaciones petroleras y lo relevante era saber cómo el gobierno y la economía se ajustarían a esa realidad, para identificar qué tipo de nación tendríamos en el futuro. Hoy vemos que el mayor ajuste no lo hizo el gobierno, ya que siguió creciendo su gasto, sino que el mayor peso del ajuste lo hicieron las empresas y las familias por medio de impuestos y mayores precios de los energéticos que los pagados en el exterior. De esto derivan una gran cantidad de conclusiones.

Así, para el año que se inicia hay grandes tendencias que estarán determinando el comportamiento general de la economía: 1) El ciclo global de las tasas de interés ya cambió y las mismas crecerán a distintos ritmos en los siguientes meses, años y mercados. Esto producirá varios impactos, como menor liquidez en los mercados, el peso mexicano seguirá débil, varias de las “burbujas financieras” se desinflarán como la que existen en distintos mercados, etcétera. 2) La economía mexicana seguirá apoyándose en las exportaciones no petroleras y en otros ingresos del exterior, como son la industria automotriz, el turismo, la agricultura, las remesas de braceros, pero también en ingresos ilegales como es el narcotráfico (el cual seguirá aumentando sus ingresos y el riesgo que representa para el resto del país).

3) Se espera un crecimiento cercano al inercial de los pasados años, pero seguirá siendo muy heterogéneo por zonas y ramas económicas, además de que aparecerán nuevas oportunidades. 4) Habrá creciente dificultad para financiar la deuda del gobierno y de las empresas muy endeudadas. Esto presionará a las tasas de interés de manera adicional; además de que las empresas muy endeudas tendrán graves problemas de liquidez, por lo que es posible la quiebra de empresas y de alguna entidad financiera, situación normal en esta parte del ciclo, pero que deberán ser enfrentadas por las autoridades para evitar su generalización. 5) La inflación será creciente, aunque se puede controlar con bajas en precios de algunos productos relevantes, como electricidad y gasolina, pero que elevarán el déficit fiscal. 6) El gobierno tendrá crecientes problemas para seguir posponiendo el ajuste a su gasto.

Todos estos temas y otros igualmente importantes se tratarán en el tradicional Seminario de Perspectivas Económicas que organizamos los exalumnos del ITAM, el próximo viernes 8 de enero.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
¡Termina 2015!
Cómo impacta el aumento de las tasas de interés
Qué le pasa al tipo de cambio