Opinión

Perdiendo dinero

1
   

   

Autoridades han decomisado más de 9 mil mdp al crimen organizado

Me imagino que está usted siguiendo la visita del Papa. Si es católico, por razón de su religión. Si no lo es, de cualquier manera es un evento importante, y vale la pena. Pero además de la visita del pontífice romano, sigue habiendo algunas otras cosas que hay que atender. Una de ellas, tal vez la más importante, es decidir qué hacemos con Pemex.

Creo que ya no es noticia el que Pemex está en quiebra. Algunas personas siguen creyendo que esto se debe a que el gobierno federal saquea a la empresa, o incluso que se trata de una conspiración para privatizarla. Es inútil discutir con quien piensa eso, porque ninguna evidencia los convencerá, es un asunto religioso (y aquí el Papa no tiene que ver). Para el resto de los mexicanos, la información puede ser muy útil, y puede verse en los estados financieros que Pemex publica en su página, pero aquí le presento lo que creo más relevante.

El valor de lo que Pemex vende se ha desplomado, como también es sabido, debido al bajo precio internacional del petróleo. En 2013 un barril de petróleo mexicano se vendía en 99 dólares, en promedio; al año siguiente ese promedio cayó a 87 dólares, y en 2015 llegó a 43 dólares por barril. Ahora andamos apenas arriba de 20 dólares por barril. Cualquier empresa sufriría si su producto tiene una caída de esa magnitud, y de hecho las petroleras de todo el mundo sufren. Pero Pemex sufre más, porque conforme el precio de lo que vende cae, el costo de producir sube. En 2013 Pemex obtuvo ingresos de 1.6 billones de pesos, y su costo de ventas (el costo de producir, digamos) fue de 840 mil millones. Sus costos administrativos eran de 100 mil millones, y el costo financiero rondaba los 30 mil millones de pesos. Sumando y restando todo, la “utilidad” de Pemex antes de los derechos e impuestos que le cobra el gobierno por extraer nuestro petróleo era de 700 mil millones, a números redondos.

En 2014 las ventas fueron un poco menores, pero no tanto: 1.6 billones. El costo de ventas ya había subido 30 mil millones, los administrativos 10 mil, y el costo financiero otro tanto. Además, hubo pérdida cambiaria (recuerde que el precio del petróleo baja al ritmo que sube el del dólar, por el fenómeno global que otro día ya platicamos). Así que la “utilidad” antes de impuestos se hundió a 480 mil millones. No tenemos los reportes financieros completos de 2015, se deben publicar en un par de semanas, pero estimo que los ingresos en el año pasado fueron de 1.2 billones, el costo de ventas de 900 mil, los administrativos rondarán 120 mil, la pérdida cambiaria puede llegar a 180 mil millones, así que la “utilidad” antes de impuestos será de menos 120 mil millones de pesos.

Leyó bien, en 2015 Pemex perdió dinero incluso antes de que el gobierno federal le cobrara los derechos por explotación de crudo. Y no es sólo un problema de precios, insisto. Según mi estimación, si el precio del crudo en 2015 hubiese sido el mismo de 2013, la “utilidad” de Pemex habría sido de 300 mil millones, menos de la mitad de que la obtuvo dos años antes. Es decir, con cualquier precio Pemex tendrá pérdidas de aquí en adelante. Estas pérdidas, más todos los derechos e impuestos, tienen que cubrirse con deuda, que Pemex obtiene en mercados internacionales con un castigo porque ya se percibe con problemas de solvencia. Si esa deuda la contratase el gobierno, nos ahorraríamos entre 20 y 30 por ciento del costo financiero. Llegó el momento de ayudar a bien morir a la empresa.

El autor es profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter:
@macariomx

También te puede interesar:
Otra tragedia
Corrupción y confusión
Siguen sin aparecer