Opinión

Peor Cruz que Trump

1
  

   

ted cruz

Donald Trump es un bully pero es un negociador. Su carrera de magnate de los bienes raíces lo ha obligado a negociar toda su vida. De llegar a la Casa Blanca emprenderá, como lo ha hecho siempre, rudas negociaciones.

Cruz es inflexible y doctrinario. Su esencia política radica en una serie de principios conservadores que no se negocian. Es la antítesis del político cuya condición es la negociación para lograr consensos y mover al gobierno.

Para el expresidente Jimmy Carter Trump es “maleable…y no considero que tenga opiniones fijas. En contraste Cruz no es maleable. Tiene ideas fijas de extrema derecha que perseguirá agresivamente de llegar a la presidencia”.

A los pocos meses de haberse estrenado como senador republicano de Texas, Cruz dio una muestra de su intolerancia. Frenó los fondos a la reforma de salud del presidente Obama ocupando la tribuna por 21 horas. El aborrecimiento de Cruz al programa de salud se explica por sus creencias ultraconservadoras –el Estado no puede obligar a los individuos a tener un seguro de salud. Cruz sabía que la medida perjudicaría a su partido políticamente. Pero de nada sirvieron los razonamientos y peticiones de sus colegas. Provocó un cierre parcial del gobierno que los electores cobraron a los republicanos.

Cruz no es popular entre sus colegas: no lo quieren los demócratas ni sus correligionarios. Hace meses Cruz acusó en la tribuna a su propio líder de la mayoría Mitch McConnell de “mentiroso”, lo cual viola las reglas de conducta del Senado. Mientras que sus seguidores ven estas acciones como evidencias positivas de su independencia y desprecio por la cultura de Washington, sus críticos lo tachan de egoísta y narcisista.

Ted es hijo de un emigrante cubano que salió huyendo a los 15 años de la revolución de Castro. Rafael Cruz obtuvo una beca para estudiar en la Universidad de Texas, donde conoció a su esposa Eleonor. Recién egresados establecieron un negocio de energía en Calgary, Canadá, donde nació Rafael Edward “Ted” Cruz en 1970. Cuando el matrimonio fracasó, regresaron a Texas. Rafael tuvo un despertar religioso y se convirtió en pastor, desarrollando fama de carismático orador. Ha tenido una influencia decisiva en la formación de Ted, a quien de adolescente lo inscribió en el Instituto de Libre Empresa para familiarizarse por las tardes con los escritos de Friedrich Hayek y Milton Friedman. El inquieto joven también comenzó a participar en un club de estudio de la Constitución, lo que le ha valido ser un profundo conocedor del documento fundacional, al que interpreta al pie de la letra –el papel del Estado es minúsculo.

Su inteligencia y tesón le permitieron obtener un gran pedigrí académico. Ted realizó la licenciatura en Princeton y el grado de derecho en la Universidad de Harvard. Desde los 14 años ya era un gran orador, lo que prosiguió en Princeton donde fue campeón de debates.

Antes de llegar al Senado, con sólo 39 años, tuvo una breve pero meteórica carrera como litigante del Estado de Texas. Su esposa Heidi, ha desarrollado una importante carrera en el sector financiero, en la renombrada Goldman Sachs. Comparte con Ted educación y convicciones religiosas muy profundas y se ha convertido en la líder del equipo de recaudación de fondos, pues goza de una licencia de Goldman.

Las posiciones de Cruz son extremas: no cree en el cambio climático, arremete contra del matrimonio gay y es un celoso anti aborto. Es un convencido de que los republicanos que concilian son débiles, como el Presidente Bush 41 (papá). Su héroe es Ronald Reagan.

Su adversario Marco Rubio lo acusa de cambiar posiciones en migración. Cruz ha sido muy consistente en cuanto a mayor seguridad en la frontera, construcción de un muro fronterizo y de fortalecer el programa para verificar documentos. Como miembro del comité judicial del Senado que tiene jurisdicción sobre migración, Cruz introdujo una enmienda en 2013 para incrementar las visas a quienes tienen estudios profesionales y mantiene una posición ambigua sobre la regularización de indocumentados. Señala que deportará a los criminales, pero sin aclarar si considera un acto criminal estar en Estados Unidos sin documentos.

Su postura ante el Estado Islámico ha sido muy controversial, pues ha insistido en el bombardeo indiscriminado conocido como “tapete”, es decir, acabar con todo a su paso, lo que supondría enormes contingencias civiles.

Cruz arrancó la temporada primaria logrando un triunfo muy valioso en Iowa. Conectó con los sectores evangélicos y desarrolló una estrategia impecable: política de banqueta, de puerta a puerta, acudiendo a decenas de restaurantes sencillos y centenares de mítines populares.

Pero también, sus correligionarios esparcieron un rumor, justo la víspera de la votación, que el cirujano Ben Carson, el competidor de Cruz que mejor conectaba con los evangélicos, se retiraba de la campaña. Cruz no tuvo empacho en pedir una disculpa a Carson. Pero el daño estaba ya hecho.

En conclusión, Ted Cruz es un doctrinario maquiavélico.

Twitter: @RafaelFdeC

También te puede interesar:
Las claves para la elección presidencial en Estados Unidos
Las grandes amenazas para México en 2016
Los héroes de París