Opinión

Pensión bajo presión

1
   

    

Edad de retiro

Si usted ronda los 60 años y no tiene ahorros, usted debe estar muy preocupado por lo que viene. De nada sirve que le diga, porque usted ya lo pensó, que debía haber ahorrado. Veamos las opciones que tiene. Si usted está entre el 40 por ciento de los mexicanos afiliados al IMSS o al ISSSTE, tendrá una pensión. Dependiendo del ingreso que tiene hoy, esa pensión será más o menos útil. Tres cuartas partes de los afiliados al IMSS tienen ingresos de cinco salarios mínimos o menos, por lo que su pensión les permitirá mantener su nivel de vida sin mucho problema. Lo mismo ocurre con quienes ganan hasta 10 salarios mínimos, que suman otro 15 por ciento. Pero hay un 10 por ciento que gana más de eso, y la pensión no cubrirá lo que ganaban.

A ese 10 por ciento de empleados hay que sumar a todos quienes tienen ingresos similares pero no son empleados, o no están en un sistema de seguridad social, o reciben pagos que no forman parte de su sueldo de cotización. Para ellos, los próximos años son una gran fuente de angustia. Ya hace algunas semanas nos referíamos a los profesores e investigadores de las instituciones de educación superior en México, que no pueden jubilarse porque no les alcanza con la pensión que recibirían. Y como en ese sector hay mucha flexibilidad en la edad, ahí se quedan, incluso hasta superar los noventa años.

Una persona que tiene más de 60 años, y no tiene derecho a pensión, o a la que tiene derecho es muy baja, tiene que complementar sus ingresos de alguna forma. Para que eso tenga alguna posibilidad de éxito, debe acompañarse de una reducción en los gastos, que no es fácil para todos. Hay que reducir la brecha lo más que se pueda. Y luego hay que hacer algo para cubrir lo que falte.

Si se tiene algún activo, es posible que convenga utilizarlo. Por ejemplo, una casa o departamento. Se puede vender, y moverse a algo más barato, para cubrir con la diferencia el faltante que se tenía. Otra posibilidad, que se usa poco en México, pero podría incrementarse, es lo que se llama en inglés leaseback, que consiste en vender la casa a alguien y rentársela. Esto puede ser una buena idea para personas que tienen edad avanzada, porque si el plazo en que se va a rentar supera los 10 años, no habrá con qué pagar, y todo acaba peor.

Como puede usted ver, una persona que llega a los 60 años sin ahorros, o con pocos activos, enfrenta una situación muy grave para la que no tenemos soluciones. Puesto que más de dos terceras partes de las personas que tienen esa edad no cotizaron en algún sistema de pensiones, la pérdida del empleo, aunque sea por retiro, se convierte muy rápidamente en pobreza. Es la razón por la que este aspecto es el que más pesa en la mala calificación que tenemos en el índice de pobreza multidimensional, porque si en otros andamos mal, en éste hay una situación trágica.

Por eso le dedicamos varias entregas a propuestas de cómo y cuánto ahorrar para que no sea usted a quien le toque tomar decisiones tan difíciles como las que hoy hemos visto. Sin importar la edad que tiene hoy, ¡empiece a ahorrar!

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Socavar y sorprender
No es el Estado
Fin de la fiesta