Opinión

Pemex no ha ganado un solo peso desde hace diez años

 
1
 

 

[Una vez terminada la rehabilitación de la planta, la operación estará a cargo de técnicos y operarios de Pemex./cuartoscuro]

Una calificadora de riesgo crediticio es una empresa que se dedica a analizar los perfiles financieros de otras empresas, y con base en eso les dice a los inversionistas del planeta si son confiables para prestarles dinero o hacer negocios.

Entonces te imaginarás la relevancia que tiene el hecho de que una de ellas, Fitch Ratings, haya salido el lunes pasado a decir en un análisis que Pemex ya no es solvente, que todo lo que pide prestado lo usa para pagar impuestos, y que esta situación es simplemente insostenible.
Un día después, Antonio González Anaya, director de Pemex, dijo que la empresa tiene futuro, mientras que Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía y presidente del Consejo de Administración de la empresa productiva del Estado aseguró que sus finanzas son sanas.
Aquí tres apuntes para entender la situación financiera de Pemex, juzga tú:

Uno. Pemex no gana dinero desde hace diez años. La última vez que reportó ganancias netas fue en 2006 con poco 46 mil 953 millones de pesos.

A partir de ahí pierde dinero a raudales año con año, un balance financiero que va a salir negativo mientas tenga que seguir pagando de impuestos la mayor parte de lo que ingresa. ¡Ah!, y pidiendo prestado para completarle a Hacienda.

Dos. A principio de este mes Pemex anunció con trompetas que había logrado reestructurar parte de su deuda a corto plazo, es decir, consiguió extender los pagos que deberá hacer entre 2017 y 2018 (nada más como cuatro mil millones de los 100 mil millones que debe en total), y ya de paso pidió otros mil 200 millones de dólares prestados; es decir, tapó un hoyo para abrir otros dos.

Tres. El pasivo de Pemex, es decir, las deudas que tiene, supera en más de 70 mil millones de dólares a su capital, o el valor de la empresa. Si no fuera del Estado mexicano, nadie le prestaría a Pemex, y la subsistencia de la misma sería como una especie de 'milagro financiero', pues una década reportando pérdidas… ninguna empresa en el mundo, nunca.

En resumen, Pemex es como un padre de familia que trabajaba doble turno para mantener a sus hijos adultos, casados y con más hijos, y que de un día para otro se quedó sólo con medio turno mientras que sus hijos, y los hijos de sus hijos, siguen con hambre y con ganas de cambiar coche cada año, y pues Pemex pide prestado para complacerlos.

Analistas consultados coinciden en que Pemex requiere dinero, una solución de fondo sería capitalizar a la empresa, es decir, inyectarle recursos que le permitan concretar sus proyectos de inversión, y para ello hay dos vías: la primera es que el gobierno le aporte ese dinero directamente, lo cual es inviable dada la situación de las finanzas públicas del país (que dependen también de Pemex), y la segunda es hacer una colocación de acciones en los mercados bursátiles internacionales. Es decir, que se ponga en venta una parte de la petrolera, tal cual hicieron otras empresas de Estado como Petrobras en Brasil o Statoil en Noruega.

Sin embargo, lo poco que se sabe es que la única fuente de capitalización que tiene contemplado el famoso (y casi milagroso) plan de negocios que presentará Pemex en las siguientes semanas será la venta de activos (como te adelanté en este espacio), es decir, hacer la casa más chiquita, pero con el mismo número de integrantes.

CONTINUIDAD
Continuidad es una de las palabras que durante los siguientes dos años escucharemos en todos los niveles del gobierno federal. Apenas el viernes pasado organicé una mesa de discusión en EL FINANCIERO-Bloomberg para hablar sobre el sector eléctrico y sus perspectivas.

Ahí quedó clara una cosa: la continuidad de la Reforma Energética dependerá de las empresas en mayor parte, quienes deben seguir empujando en la implementación de los cambios estructurales que tanto cabildearon.

Al menos así lo expresó el subsecretario de Electricidad, César Emiliano Hernández Ochoa, y coincidieron Marcelino Madrigal, comisionado de la Comisión Reguladora de Energía, Israel Hurtado, director de la Asociación Mexicana de Energía Solar Fotovoltaica, y Luis Miguel Labardini, experto en temas energéticos de la firma Marcos y Asociados. No te lo pierdas el próximo domingo 30 de octubre a las 10:00 pm.

Correo: atorresh@elfinanciero.com.mx

Twitter: @Atzayaelh

También te puede interesar:
1990, el año en que tuvimos más petróleo
Cualquiera podría protagonizar una película como la de BP y su derrame petrolero
Meterán en cintura a los distribuidores de gas LP antes de liberar el precio