Opinión

Pemex, mucha tela de dónde cortar

 
1
 

 

ME. Pemex: mucha tela de dónde cortar.

Mañana se reúne el Consejo de Administración de Pemex para discutir la propuesta de reducción de 100 mil millones de pesos al presupuesto de Pemex para 2016.

Sin duda, la reducción es importante. Es de alrededor de 18.5 por ciento del gasto programable aprobado para este año, que asciende a 540 mil 580 millones de pesos. El gasto presupuestado se ajustaría a poco más de 440 mil millones de pesos.

Pese a la magnitud, el retroceso es relativamente leve pues la cifra que resultaría es prácticamente igual en términos reales a lo que la empresa ejerció en 2013 y que fue del orden de 443 mil millones de pesos constantes de 2016.

Con todo y el recorte, el dinero que restaría a la petrolera sería 190 por ciento mayor (es decir, casi el triple) en términos reales que el monto que se erogó en el año 2000.

En aquel año Pemex producía tres millones de barriles diarios de petróleo crudo. La cifra de enero de este año: dos millones 259 mil barriles diarios.

O, si se quiere ver de otro modo, en pesos contantes de 2016, suponiendo que la producción de enero se mantiene el resto del año
–con todo y recorte– Pemex tendrá un gasto de 523 pesos por barril producido.

En el año 2000 –a precios constantes de 2016– el gasto por barril producido era de 396. Es decir, hoy sale 32 por ciento más caro producir cada barril de petróleo.

Obviamente algo se hizo muy mal en todos estos años.

La historia que muchas veces se cuenta es que el gobierno federal ordeñó a la petrolera. Es cierto, pero no es todo.

Los ingresos petroleros del sector público, en donde están los derechos que Pemex traspasaba al gobierno, crecieron entre 2000 y 2015 en 163 por ciento en términos reales. Pero el gasto realizado por Pemex creció en el mismo lapso en 240 por ciento ya descontada la inflación.

A lo largo de dos y media administraciones, Pemex gastó más y más, con muy pobres resultados.

Con las asignaciones de recursos que se hicieron a lo largo de todos estos años, aun cuando no hubiera existido una extracción creciente de recursos por parte del gobierno federal, Pemex estaría en problemas.

De acuerdo con el más reciente informe enviado a la Bolsa, Pemex tiene 142 mil 976 trabajadores. Según el Anuario Estadístico de Pemex, en el año 2000 el número de trabajadores de la petrolera era de 132 mil 728.

Esto quiere decir que mientras la producción se redujo en 25 por ciento, la cantidad de trabajadores creció en 7.7 por ciento.

Es decir, la productividad por trabajador (medida por producción de crudo) cayó en 30 por ciento.

Hay voces que señalan que lo que se trata es de desmantelar Pemex.

La realidad es que en 15 años (sólo por citar los últimos) la empresa ha tenido una operación de enorme ineficiencia.

Hay mucha tela de dónde cortar para reducir el gasto, el tamaño y el personal de Pemex.

Como hemos apuntado aquí, el recorte que se definirá mañana es quizás una de las últimas –si no la última– oportunidades para convertir a la petrolera en una empresa productiva.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Condiciones para la viabilidad de Pemex
¿Qué nos dice el dato del PIB?
¿Funcionará la defensa del peso?