Opinión

Patriotismo

     
1
  

    

ME. Los tamborileros de Peña.

“¿Cree usted patriótico apoyar la política que el presidente de la República ha adoptado en defensa de los intereses y el decoro nacionales?” Esta pregunta se hizo en una encuesta de la revista Tiempo, dirigida por Martín Luis Guzmán, en 1942. La Segunda Guerra Mundial estaba en su apogeo y la tensión en el país se dejaba sentir por un par de buques mexicanos que habían sido recientemente hundidos por submarinos del Eje.

Quienes saben de formulación de preguntas de cuestionarios detectarán de inmediato que se trata de una pregunta desbalanceada y con el potencial de inclinar las respuestas hacia un lado por encima del otro. Pero es sintomática de los sentimientos populares y políticos por los que pasaba la nación en ese entonces. Entre pregunta sesgada y fulgor nacionalista, 82 por ciento de quienes respondieron la encuesta dijo que “sí” creía patriótico apoyar al presidente, mientras que 18 por ciento dijo que “no”.

Hoy en día, bajo distintas circunstancias, pero con cierto grado de tensión, Donald Trump ha encendido sentimientos similares en nuestro país y, al igual que el respaldo a Ávila Camacho en su momento, la cabizbaja popularidad del presidente Enrique Peña se puede beneficiar del momento. La cancelación de la visita a Trump le brindó al presidente Peña algo que no se veía en varios meses: el endoso de miembros de la clase política. Además, y quizás de mayor impacto, se dejó ver algo de aceptación y, por qué no decirlo, aplauso en las redes sociales, terreno que suele ser muy hostil al mandatario.

Algunos dirán que se tardó o que la idea de cancelar la reunión la propusieron otros desde antes, pero lo cierto es que a quien se le atribuye el gol es a Enrique Peña. No obstante, esto apenas es el inicio, es un gol tempranero y es fundamental saber manejar el resto del partido, no solamente con el objetivo de no perder, sino de no terminar en bronca. El presidente Peña cuenta con el momentum a su favor entre segmentos de la opinión pública nacional, y tengo la impresión de que, también, entre una buena parte de la opinión pública internacional. El estadio está con el underdog.

En el lenguaje de los estudios de opinión pública a este fenómeno se le llama rally around the flag, que se refiere a cómo, bajo ciertas circunstancias de tensión o emergencia, los ciudadanos pueden unirse en respaldo a su líder, independientemente de su desempeño o popularidad previa. Por ejemplo, el 11 de septiembre de 2001 los ataques terroristas incrementaron la aprobación de George W. Bush, de la noche a la mañana, de los cuarentas a los noventas por ciento. Si bien esas no son las circunstancias actuales, es un hecho que el presidente Peña, cuya aprobación registraba menos de 20 por ciento hace unos días como consecuencia del gasolinazo, tiene la oportunidad dorada para ganar puntos de vuelta ante alguien que es mucho más impopular que él en el país: Donald Trump.

ELECCIONES MEXIQUENSES
La reciente encuesta de EL FINANCIERO sobre las preferencias en el Estado de México revela que la contienda podría estar muy competida entre tres o más fuerzas políticas.

Algunos datos adicionales de la encuesta revelan que Josefina Vázquez Mota, como candidata del PAN, atrae a electores jóvenes y escolarizados, pero no tiene un bono de confianza entre mujeres, como algunos esperarían. Delfina Gómez, la virtual candidata de Morena, también atrae votos jóvenes y de mayor nivel educativo, pero tampoco es particularmente apoyada por las mujeres.

Por el contrario, Alfredo del Mazo, como abanderado del PRI, sí cuenta con un mayor apoyo femenino, aunque su electorado es visiblemente de mayor edad y de menor escolaridad. Si en lugar de Del Mazo, la candidata tricolor es Ana Lilia Herrera, podría ser la única de las tres aspirantes mencionadas que atraiga más votos femeninos que masculinos, quizá no tanto por el tema de género, sino por la composición priista en el estado.

Será muy interesante seguir el apoyo de las opciones a la gubernatura por subgrupos poblacionales, así como entre usuarios de las redes sociales, tema que dejaremos para una siguiente columna.

Twitter: @almorenoal

También te puede interesar:
Impopularidad presidencial
Legado posmaterialista
Quebrantar la ley