Opinión

Partidos no pueden con la infiltración del narco

1
  

   

Lucero Sánchez, todavía como diputada blanquiazul en Sinaloa, en una foto con el entonces líder nacional del PAN, Gustavo Madero, en mayo de 2015. (Especial)

Novias de narcotraficantes que los visitan en la cárcel, supuestas hijas quienes aseguran que su padre pagó campañas políticas, gobernadores contra quienes hay cerca de mil expedientes abiertos, esta es la ruta que enfrentan actualmente los partidos políticos, que buscan cómo defenderse de la corrupción y del narcotráfico.

En el PAN, desde octubre de 2015 se dio a conocer el nombre de Luis Felipe Bravo Mena como titular de la Comisión Especial Anticorrupción; hasta ahora, cinco meses después, no ha sido posible integrarla debido a que se están haciendo las adecuaciones que exigió el INE.

Bravo Mena es realista y señala que ningún partido político puede asegurar que todos sus militantes o candidatos no participen en el crimen organizado, o crear mecanismos para evitar que suceda.

Y recuerda la petición que hicieron los presidentes del PAN, Ricardo Anaya, y del PRD, Agustín Basave, para que la PGR y la Segob refuercen los protocolos para la revisión de perfiles de candidatos, que fue rechazada por la Procuraduría.

“Esto es un deber de la autoridad”, asegura quien fue presidente del PAN, ya que este tipo de investigaciones forman parte de la inteligencia del Estado y, en definitiva, un partido político no puede contar con toda esa infraestructura.

Y además subraya un punto interesante, y es que en algunas ocasiones el PRI utiliza este tipo de información para sus campañas de desprestigio y filtraciones.

Es cierto que el PAN tuvo un avance al crear esta Comisión, pero también lo es que lleva cinco meses el planteamiento, e incluso el nombramiento, y hasta ahora no ha podido integrarse como tal, y mientras el caso de la diputada Lucero Sánchez, quien visitó en varias ocasiones a Joaquín Guzmán Loera en el penal del Altiplano, fue resuelto por otra instancia temporal encabezada por el diputado Federico Döring.

Bravo Mena señala que la comisión que encabezará “tiene que ser un proyecto institucional, no temporal y se tiene que incrustar en la arquitectura del PAN”, pero que debe tener como una de sus bases la prudencia, para no convertirse en un tribunal inquisitorial.

Y de ahí explica que en casos como el del exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés, quien tiene abiertos cerca de mil expedientes por supuestas acusaciones de corrupción, se tiene que hacer una investigación para conocer su punto de vista, porque muchos de los elementos publicados en la prensa no están totalmente respaldados.

Este podría ser un intento real para que en los procesos electorales no se filtren campañas de dudosa procedencia; sin embargo, hasta ahora, de parte de todos los partidos, todo ha quedado en la intención y pueden venir personajes como Rosa Isela Guzmán Ortiz a asegurar que El Chapo pagó campañas políticas.

PAN, CON MÁS DE 12 MIL JUICIOS
En un año con 13 procesos electorales, tendremos que esperar para ver si se rebasa el número de juicios promovidos ante el Tribunal Electoral por los partidos políticos, sobre todo en lo que se refiere a su vida interna, ya que en 2015 los militantes interpusieron 13 mil 428 juicios.

De éstos es gran ganador, por el número de inconformidades, el PAN, con 12 mil 748, muy por encima de los demás institutos políticos. El segundo lugar le correspondió al PRI, con 222, y el tercero al PRD, con 141 juicios promovidos.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Todavía más 'spots'
Su techo de votos juega contra AMLO
Yo sigo en el PRD