Opinión

Paro del Poli, manipulado y con agenda

 
1
 

 

Paro del Poli, manipulado y con agenda.

Los estudiantes de las vocacionales del Instituto Politécnico Nacional habían acordado regresar a clases el miércoles pasado, pero desconocieron sus propias firmas y continuaron en paro.

Eso afecta a 43 mil alumnos, cuyo futuro fue secuestrado por una ínfima minoría, y pone en riesgo que pierdan el semestre.

Los más perjudicados son 10 mil 554 alumnos que estaban a punto de terminar sus estudios y de egresar de los Centros de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT), listos para acceder a la educación superior.

Usted que mensualmente paga más de un tercio de sus ingresos en Impuesto Sobre la Renta, debe saber que el IPN vive de un subsidio público de aproximadamente 15 mil millones de pesos.

No puede ser que por la agenda política de algunos líderes interesados en crear problemas por encargo de tal o cual personaje, se dilapide el dinero de los impuestos en dar educación a quienes no la aprecian.

¿No les gusta que el Politécnico esté adscrito a la SEP? Váyanse a una escuela que no lo esté. Esas son privadas y cobran a cada estudiante.

Lo que tienen en el Politécnico es educación gratuita, de muy buena calidad, que les ofrece el Estado. ¿No les parece? Dejen su lugar a otros jóvenes que piden a gritos una oportunidad para educarse.

Si los estudiantes del Politécnico tienen objeciones de tipo académico o exigen mejorar su preparación, el director del IPN tiene la obligación de escucharlos y atenderlos. Y el titular de la SEP también.

Pero en este caso no hay razón alguna para que los estudiantes de las vocacionales del IPN estén en huelga. Tan no tienen motivos de estar en paro, que la asamblea resolvió regresar a clases y firmaron un documento que los comprometía a devolver las instalaciones. No cumplieron. Los líderes se echaron para atrás.

Alguien les dijo a esos dirigentes que era necesario mantener el movimiento de paro en las vocacionales. El objetivo es juntar el movimiento con los paros de la CNTE. Después, con las elecciones. Y así sucesivamente.

Su argumentación para dejar sin clases a sus compañeros es absurda. Primero exigieron diálogo con el director del IPN para que les explique que con la adscripción a la SEP (en la que están desde 1936) no se iba a 'privatizar' el Politécnico.

Cuando fueron recibidos se les hizo poco y exigieron, por escrito, ser recibidos por el titular de la SEP. El secretario Nuño les dio cita de inmediato, tal y como lo habían solicitado. Pero ellos dijeron que siempre no. Lo emplazaron a asistir a una asamblea a Zacatenco.

No valoran recibir un servicio educativo de calidad, gratuito. Juegan con ese privilegio que cientos de miles de jóvenes mexicanos quisieran tener y no tienen.

Como el secretario Nuño les respondió que no estaba jugando, que piden cita y no van, y que están en paro por nada, entonces los líderes resolvieron que deben ser recibidos por el presidente Peña Nieto.

¿Hasta dónde van a llegar con esa insensatez?

Lo hacen a costa del futuro de la mayoría de sus compañeros que sí quiere y necesita graduarse, y por indicaciones de líderes políticos que buscan descomponer al país para que a ellos les vaya bien.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Fin de 'rechazados'… ¿y de universidades de AMLO?
¿Y si Morena gana Veracruz?
Un triunfo de Aurelio Nuño