Opinión

Párenle al odio

Que no nos vengan con el cuento de que las movilizaciones violentas en el Distrito Federal, Guerrero y Oaxaca son por los desaparecidos de Ayotzinapa.

Son parte de una campaña de odio orquestada por Morena y por algunos medios de comunicación.

Coincidentemente, esos medios y esos comunicadores tienen en común el ser beneficiarios del principal afectado por las reformas en telecomunicaciones.

Por eso alientan a la población contra Peña Nieto, y no contra los asesinos de Iguala.

El problema es con él, y nadie más. Ni Abarca, ni su esposa María de los Ángeles Pineda, ni Lázaro Mazón, ni el cártel Guerreros Unidos ni el de los Beltrán Leyva les merecen una palabra de repudio.

Ellos tendrán sus razones para odiar al presidente, pero es un acto de perversidad contra México transferir ese odio a la población que los sigue y que les cree.

Soy de los que piensan que este gobierno no lo ha hecho bien en economía, porque se frenó el crecimiento del país.

Estoy convencido de que fue arrogante al renunciar a tener una base de apoyo popular para defender las reformas y respaldar la acción de gobierno.

Considero que ha sido permisivo con delincuentes que tienen cercanía con partidos políticos a los que no quieren molestar, por condescendencia o por miedo.

Pero la promoción del odio contra el presidente es una obra perversa que puede desencadenar funestos acontecimientos y meternos en una crisis de la que no saldríamos en décadas.

Párenle con su odio. Los que asaltan tiendas, queman camionetas y rompen cristales o agreden a policías son de Morena. Sus ligas están más que demostradas. La CNTE, CETEG y anarquistas son parte de las bases de ese partido político.

Los que pagan las fianzas de los violentos son diputados o asociaciones de abogados ligados a Morena.

Los huelguistas del Politécnico están encabezados por Morena, como se ha probado.

Esos mismos huelguistas exigen, para levantar el paro, que los vándalos del 1 de diciembre sean liberados y que se les retiren todos los cargos. Son la misma cosa.

Peña Nieto no se va a ir. A quienes no les guste su gobierno tienen la posibilidad de votar por un candidato de otro partido en 2018. Así es la democracia. Pero de aquí hasta entonces tenemos que convivir de manera civilizada.

No se trata de renunciar a la crítica, al contrario, hay que formularla con énfasis porque el país no anda bien y debe cambiar.

Lo que vemos en las calles y leemos en algunos medios, sin embargo, es promoción del odio contra una persona. “La renuncia es inminente”, azuzan desde su páginas.

Es preciso recordarlo una y otra vez. A los normalistas de Ayotzinapa los mandó secuestrar un alcalde del mismo partido que hoy culpa al presidente de la masacre y pide su renuncia.

Ese alcalde, José Luis Abarca, fue hecho candidato por el apoyo del líder nacional de Morena.

Los policías que entregaron a los normalistas al cártel Guerreros Unidos para ser literalmente desaparecidos, hechos cenizas, respondían a las órdenes del alcalde de izquierda.

El cártel de Guerreros Unidos cogobernaba Iguala con autoridades de izquierda.

¿Por qué entonces los mismos que apoyaron y votaron por Abarca, piden la renuncia de Peña Nieto?

Lo hacen porque están dominadas por el odio que siembran Morena y los medios de comunicación que están hermanados por un mismo benefactor económico.

Twitter: @PabloHiriart