Opinión

¿Para qué fragmentarán la CFE?

 
1
 

 

Enrique Ochoa Reza, director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) (Eladio Ortiz/El Financiero)

Por mandato legal, el gobierno prepara la desintegración de la CFE.

Este mes debe llegar a la Cofemer un proyecto proveniente de la Secretaría de Energía para dividirla en varios negocios. Algunos deben quedar fuera del control de quienes lo ostentan actualmente.

Funcionarios del gobierno dicen que la empresa eléctrica que encabeza Enrique Ochoa Reza trabaja también en el proyecto. Un poco a la fuerza, pero adentro.

¿Qué pretende la desintegración de la empresa estatal, única responsable hasta ahora de que usted pueda ver TV en su casa esta noche? Crear un mercado.

¿Para qué? Para que usted reciba un mejor servicio. En algunos casos, posiblemente más barato. En especial si usted paga en miles y no cientos de pesos cada vez que llega el recibo a su casa.

También si usted tiene una fábrica o una tienda y se encuentra entre los mejores clientes de la compañía.

La amenaza de una competencia inminente seguramente pesó en la estrategia de bajar tanto las tarifas a la industria durante el último año.

Todo lo anticipó la Ley aprobada por el Congreso. ¿Cuál ley?

“Artículo 8.- La generación, transmisión, distribución, comercialización y la proveeduría de insumos primarios para la industria eléctrica se realizarán de manera independiente entre ellas y bajo condiciones de estricta separación legal”. Es la Ley de la Industria Eléctrica publicada el 11 de agosto de 2014.

Y abona el mismo artículo: “Sin perjuicio de las facultades que correspondan a la Comisión Federal de Competencia Económica en el ámbito de sus atribuciones, la Secretaría (de Energía) establecerá los términos de estricta separación legal que se requieran para fomentar el acceso abierto y la operación eficiente del sector eléctrico y vigilará su cumplimiento”.

La CFE en su nueva ley tiene la obligación de representar al estado en el negocio de la transmisión y la distribución de electricidad. Todos los cables eléctricos que usted ve en calles y carreteras. Pero en negocios como el gas natural, sólo tiene la facultad. O sea, puede, no debe.

Mi percepción es que la CFE tendrá que ceder al menos parte del negocio de este combustible. Percibo también a partir de conversaciones que pronto habrá otras empresas estatales de electricidad que compitan con compañías privadas.

¿El modo? Eso es lo que contendrá el documento que llegará muy pronto a la Cofemer.

Prepárese para días de esquizofrenia en los que muchos que se quejan del servicio de CFE querrán detener los cambios y defender la permanencia de su modelo.

Sorprende francamente la valentía de exigidos y tenaces funcionarios gubernamentales para romper finalmente el monopolio. Esta película entra en clímax.

Twitter:@ruiztorre

También te puede interesar:

¿Se repondrá ICA? Tres ejemplos de otros grandes “villanos”

Los bancos cierran en la frontera, pero no del lado mexicano

¿Greenpeace mata vacas mexicanas?