Opinión

Para entender el gasolinazo

 
1
 

 

gasolina

¿Qué pasará con los precios de las gasolinas y del diésel en México a partir de enero de 2017?

Los precios de las gasolinas que estarán vigentes del 1 de enero al 3 de febrero se incrementarán sustancialmente con respecto a los observados en diciembre de 2016.

El precio promedio de la gasolina Magna –la de mayor consumo en el país– durante enero será 14.4 por ciento superior al observado en diciembre, según lo informado ayer por la Secretaría de Hacienda.

En los primeros 34 días de 2017, el precio máximo de la gasolina Magna se ubicará en 15.99 pesos el litro, frente a los 13.98 actuales.

El de la Premium pasará de 14.81 a 17.79 pesos, un incremento de 20.1 por ciento.

Se trata del mayor ajuste de golpe a los precios de los combustibles automotrices en dos décadas.

El presidente Enrique Peña propuso en septiembre de este año adelantar a partir de enero de 2017 la liberalización del precio de las gasolinas y del diésel.

La Comisión Reguladora de Energía, tomando en cuenta la opinión de la Comisión Federal de Competencia Económica, emitió la semana pasada el cronograma de flexibilización, que considera cinco etapas de apertura regional: Las primeras dos en el norte del país, la tercera y cuarta en el centro y occidente, y la quinta en la península de Yucatán.

De acuerdo con el calendario, el proceso comenzará en los estados fronterizos de Baja California y Sonora el 30 de marzo y concluirá en Campeche, Quintana Roo y Yucatán el 30 de diciembre de 2017.

Pero mientras las cinco zonas no sean liberadas, se mantendrá un esquema de precios máximos en 90 regiones del país.

Hacienda dio a conocer ayer la metodología de cálculo de los precios máximos al público y su periodo de aplicación, que primero irá del 1 de enero al 3 de febrero, después va del 4 al 17 de febrero en que el ajuste será semanal, hasta llegar al 18 de febrero, cuando tendrán una vigencia de 24 horas.

Según la Ley del IEPS, la metodología considera el precio de la referencia internacional de los combustibles; las diferencias relativas por los costos de logística, incluidos los costos de transporte entre regiones, así como los impuestos aplicables y el margen de ganancia para las estaciones de servicio.

Lo más importante es que la metodología hace claras las diferencias en los costos de llevar combustible a las diferentes regiones del país.

El problema, como lo advirtió Citibanamex en un análisis reciente, es que la depreciación del peso y el encarecimiento de la gasolina en Estados Unidos “han cambiado fuertemente el escenario previsto por el gobierno mexicano cuando decidió liberalizar el precio”.

El otro factor a considerar son las importaciones de gasolinas, que en este año han representado 54 por ciento del consumo de combustibles automotrices en el país.

“La combinación de precios más altos de petróleo, que es un insumo para las gasolinas, y del movimiento en la cotización del peso frente al dólar, dado que importamos gasolinas, sin duda impactará el precio”, reconoció hace unos días el subsecretario de Hidrocarburos, Aldo Flores.

Así que preparémonos para pagar más por las gasolinas a partir del 1 de enero... y lo que falta.

Nos encontramos aquí el 11 de enero. ¡Feliz 2017 a todos!

Twitter:@VictorPiz

También te puede interesar:

La ‘escalera’ de Banxico y la salida de Carstens

Mosaico de contrastes sobre México

El reto de proyectar confianza en Banxico