Opinión

Paquete de impunidad
en la CDMX

    
1
   

    

Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México. (Cuartoscuro)

Menudo regalito le hicieron a Miguel Ángel Mancera en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México.

El jefe de Gobierno (es un decir) de la capital tiene en sus manos la designación de la dupla encargada de la lucha anticorrupción en la CDMX.

Dicho de otro modo, aquellos que terminen en el puesto de fiscal anticorrupción y, ahora sabemos, en el de secretario técnico del Sistema Local Anticorrupción (SLA), le deberán la chamba al señor que paga anuncios para presumir que en los últimos cinco años no se ha dedicado a la política.

Eso, tener la capacidad de designar a dedo –así sea a partir de sendas ternas– y sin que la participación ciudadana sea real, se llama, aquí y en Veracruz, paquete de impunidad.

El día de ayer diversas organizaciones sociales denunciaron que 'alguien' a la hora de publicar el dictamen correspondiente a la Ley del Sistema Anticorrupción de la Ciudad de México, metió mano al mismo y le otorgó, como cosa suya, al jefe de Gobierno local la facultad de proponer la terna para nombrar al secretario técnico del Sistema Anticorrupción de la CDMX, cosa que los diputados nunca votaron, de acuerdo con la estenográfica de la sesión correspondiente y a diputados consultados.

El hecho, por supuesto, debería ser un escándalo tanto porque involucra una ilegalidad en sí mismo, como porque corona la regresión de la capital en el tema de la lucha anticorrupción.

Y es que por más que la Asamblea esté integrada por Romos, Toledos, Romeros y cuates que les acompañan, ese cuerpo legislativo debe elaborar leyes apegado, precisamente, a un marco normativo de forzoso cumplimiento.

Que voten un dictamen y que por arte de quién sabe quién se publique una redacción distinta, en donde se le dan facultades al jefe de Gobierno para que sea él, y no el Comité de Participación Ciudadana, quien nombre la terna para secretario técnico del sistema anticorrupción local debería ser, incluso para las grandes figuras de nuestra ALDF, un tema de bochorno.

Puestos en plan cínico, tenemos que conceder que la Asamblea Legislativa, que sigue los designios de Mancera, ha actuado congruentemente en su intento por descafeinar el mandato del sistema nacional anticorrupción. Si la ley se queda como está, según denunciaron las organizaciones (https://contralacorrupcion.mx/sla-cdmx/), la lucha anticorrupción en la CDMX tendrá estos problemas:

“El secretario técnico no es autónomo pues su designación queda sujeta a intereses políticos del gobierno local y a cuotas partidistas.

“El rol del Comité de Participación Ciudadana dentro del SLA se ve disminuido al no tener injerencia en la selección del secretario técnico del SLA.

“En ausencia de reglas para la convocatoria de la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana, la elección de sus siete integrantes queda a discreción de la Asamblea Legislativa, vulnerando la independencia que se requiere para la adecuada integración del Comité de Participación Ciudadana, que es el vehículo de inclusión ciudadana al sistema.

“Las organizaciones de la sociedad civil exigimos que tanto el secretario técnico como la Comisión de Selección sean nombrados como lo mandata la Ley General del SNA, a fin de privilegiar la transparencia, la selección del perfil idóneo y la participación ciudadana.

“La fortaleza del SLA CDMX radica en que la designación de los servidores públicos que se encargarán de combatir la corrupción sean transparentes, cuenten con participación ciudadana y garanticen la selección de los mejores perfiles”.

Un paquete de impunidad mancerista no parece la mejor de las cartas de recomendación para un Mancera que ahora pretende, según dicen, ser el fiscal carnalito. ¿O sí?

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

Elementos para (no) nombrar la violencia
El candado, la metáfora
Los 'dreamers' y México como pesadilla