Opinión

Pánico Artificial

 
1
 

 

Precios de la gasolina. (Cuartoscuro)

En cada crisis, ya sea interna o provocada por fuerzas exteriores, el gobierno federal acude a un conjunto de prácticas desactualizadas que funcionaron en el pasado, pero que no sirven más. El ejemplo inmediato fueron las 72 horas que iniciaron este lunes con el incremento de las protestas por los aumentos en la gasolina, el gas doméstico y la luz eléctrica.

No olvidemos que ésta no era la primera ocasión en que un gobierno justifica medidas económicas de este tipo bajo el argumento de que son necesarias, aunque dolorosas. Desde un punto de vista económico no se duda, sin embargo, las decisiones de gobierno deben estar acompañadas de una evaluación en el impacto social que van a provocar.

Tristemente, la lógica política no tiene sentido para el ciudadano común. Cuando el precio del petróleo estaba al alza, el resultado de esa bonanza no se reflejó en los precios de la gasolina (porque ya no la producíamos) y en el momento en que se desplomó, su disminución era imposible (porque ya aumentó su importación). Menos valor tuvo hablar de la carga de impuestos que tiene cada litro del combustible o la dependencia que tenemos por ser el cuarto consumidor más grande del mundo.

El resultado, obvio para muchos, fue el descontento absoluto. Afirmar que los aumentos no iban a afectar la inflación (desmentido por el Banco de México) o no impactaría en el costo inmediato de los productos básicos, sólo hizo que la inconformidad creciera en tiempo récord. Desde el conductor que buscaba una estación de servicio abierta hasta el sector privado nacional se unieron en el rechazo.

La respuesta oficial fue, por decir lo menos, insuficiente. La reacción adversa mucho más severa. Como en otros momentos de nuestra historia moderna, surgieron grupos sospechosos que vandalizaron a su paso, contagiando el virus más poderoso que el hombre conoce: el miedo. A estos grupos reales se les unieron miles de agresores virtuales que lograron (en horas) mantener a mucha gente en sus casas y por un lapso distraer o confundir el propósito de las protestas.

No obstante, la reacción contraria al virus -la información certera de muchos buenos periodistas y sus medios de comunicación, de autoridades policiacas responsables y de ciudadanos que fueron a comprobar si todo lo que se compartía era cierto- hizo que para el jueves el clima fuera otro. Moraleja: las redes sociales son la arena en la que hoy se propaga el pánico artificial, pero también su antídoto, que es la confianza. Enfoquémonos en ello, porque el año apenas empieza.


Twitter: @LuisWertman

También te puede interesar:

Acuerdos inéditos
La vaca
¿Justicieros?