Opinión

PAN en Edomex, ¿error o estrategia?

    
1
    

    

PAN en Edomex: ¿error o estrategia?

El PAN no supo leer la elección en el Estado de México y va a pagar caro por ello, con la posibilidad de una derrota apabullante, justo cuando más crecía en el país.

Salvo que detrás de su inminente derrota haya un cálculo temerario, Anaya resultó mal estratega, y Josefina se dejó llevar por el rencor personal.

En el Estado de México el antigobiernismo lo capitaliza Morena, no el PAN.

Su adversario era Delfina en primer lugar, y segundo Del Mazo.

Los ataques de Josefina a Del Mazo convencieron a parte del electorado, pero esas preferencias no las capitalizó ella sino Delfina Gómez.

El Estado de México no es Chihuahua ni es Tamaulipas o Coahuila, donde el PAN sí recoge los frutos del antipriismo.

Aquí en el altiplano el voto de castigo es en favor de Morena.

¿Cómo iba a capitalizar Josefina el antipriismo después de su colaboración con el gobierno federal, en favor de la muy noble causa de los migrantes?

Para nadie resulta creíble el antipriismo o antipeñismo de Josefina, aunque genuinamente ahora los aborrezca con toda el alma.

Se equivocó de rival. En lugar de presentarse como la única alternativa elegible frente a la ola populista que significan Morena y Delfina Gómez, hizo cruzada contra el PRI y su candidato Alfredo del Mazo.

Trabajó para el verdadero enemigo. El que de ganar el domingo, pondrá un pie en Palacio Nacional.

De acuerdo con el análisis de la evolución de las encuestas serias, los ataques de Josefina a Del Mazo le quitaron a ella ocho puntos, seis de los cuales se fueron para Morena.

Mala estrategia de Ricardo Anaya, en cuyas manos se puso Josefina.

Salvo que el presidente del PAN haya trazado la estrategia, deliberadamente, para que en el Estado de México pierda el PRI y gane Morena.

Si el PRI pierde el domingo, el PAN quedaría como la única fuerza política democrática capaz de enfrentarse a López Obrador el próximo año.

El cálculo es temerario, pues se juega con el futuro del país. Con Morena dueña del presupuesto del estado más rico, a López Obrador no le verán ni el polvo en julio de 2018.

Por eso le fue tan bien en 2006, pues tuvo el presupuesto del Distrito Federal a su disposición y lo utilizó a sus anchas para promoverse.

Como se documentó en su momento (Crónica), el gobierno de López Obrador pagó a medios electrónicos por spots que ni siquiera salieron al aire. Les sobraba el dinero. Y estuvieron a medio punto de ganar.

Anaya y Josefina se equivocaron de rival, o actuaron para hacer ganar a Morena.

El PRI también se equivocó al golpear de inicio a Vázquez Mota. Fue desleal.

Pero de haber tenido vocación de triunfo, Josefina debió declinar en favor del candidato del PRD, Juan Zepeda.

Ahí si podían ganar. O habrían frenado la ola populista mandando a Delfina Gómez al tercer lugar.

Curioso. Son aliados en otros estados (hasta con el PT van en Nayarit), menos donde se disputa la joya de la corona.

¿Ganas de perder el Estado de México? Tal vez no. O estrategia para que gane Morena, y que Anaya se quede como la única posibilidad frente al candidato presidencial que implica el regreso al pasado.

En esos líos meten al país las ambiciones personales, y tomar decisiones con el hígado.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:

El PRI ya no tiene voto duro, lo maltrató
AMLO amenazó a Tillerson
Anaya le hace el juego a Delfina