Opinión

Otro enfoque de la crisis

 
1
 

 

 [El FMI señala que resolver el presupuesto es importante para la recuperación de EU/Bloomberg] 

“Demasiado lento por demasiado tiempo” es el título y el mensaje de la perspectiva que ofreció en abril el FMI sobre la economía mundial.

¿Qué se puede hacer al respecto? ¿Habría recursos para invertir en acelerar el crecimiento, crear empleos y al mismo tiempo elevar la seguridad social?, o como ha sostenido durante décadas el propio FMI, otros organismos y varios gobiernos: los estados y las sociedades han gastado por encima de sus posibilidades, por lo que deben reducir su gasto social y hacer reformas que estimulen las inversiones privadas. El gobierno de México está apegado a esta lógica.

Pero, ¿el problema es el bajo crecimiento de la riqueza global y la respuesta está en seguir reduciendo el Estado y dando estímulos a las inversiones empresariales? La prensa liberal de mayor influencia, como The Economist y el Financial Times en Inglaterra, y el New York Times, sugieren otro enfoque para comprender la naturaleza de la crisis: coinciden en destacar la concentración de poder económico en pocas pero muy grandes empresas, favorecidas por las políticas fiscales aplicadas, sobre todo, después de la recesión de 2008 y 2009, lo que les ha generado inmensas ganancias.

En el New York Times, Floyd Norris (4 de abril de 2014), sostiene que las utilidades después de impuestos de las corporaciones promediaban 9.3 por ciento anual durante los cinco años que llevaba el gobierno de Barack Obama, superando el 7.2 por ciento del récord anterior, que correspondía a los gobiernos de Lyndon B. Johnson y George Bush.

La tendencia al aumento de ganancias corporativas es similar en Europa y Japón. El Financial Times (5 de enero de 2016) argumenta que entre 1980 y 2013 los beneficios de las 28.000 principales empresas se elevaron del 7,6% a casi el 10% del producto mundial y que el jalón más fuerte es posterior a 2009.

Las ganancias son esenciales al funcionamiento capitalismo, sin duda. Para The Economist, sin embargo, las utilidades de los grandes negocios en Estados Unidos son “demasiado elevadas para ser buenas” ya que “si las empresas obtienen ganancias mayores a lo que pueden gastar”, la demanda que motiva las inversiones, se reduce.

En una economía sana, la competencia obliga a las empresas a reinvertir la mayor parte de sus utilidades, y no es eso lo que está sucediendo en los países más ricos: por ejemplo, en 2015, el conjunto de las empresas estadounidenses obtuvo ganancias récord por más de 1,640 billones de dólares, mientras que solo invirtieron 536 billones. Es decir, el año pasado quedó ocioso en Estados Unidos un “excedente” de capital de más de 1.1 billones de dólares.

The Telegraph, otro periódico inglés al que no se puede tachar de ser anti capitalista, calcula que el excedente de capital que no encuentra espacios de inversión productiva a escala mundial, asciende a 7 billones de dólares. Para dar idea de lo descomunal de esa cifra, considérese que el PIB anual de México, onceava economía mundial, es de 1.3 billones de dólares.

Es un enfoque que revela importantes aspectos del carácter que ha asumido la crisis, acentuado después del colapso financiero de 2008 por las políticas, sobre todo fiscal, que han seguido los países más ricos. Abre otras perspectivas de solución que hacen ineludible la reversión de la concentración de la riqueza y del ingreso.

http://estadoysociedad.com

También te puede interesar:

A México no se lo debe acabar la corrupción

Trump forzaría a México a cambiar

Trabaja EU contra la corrupción en México