Opinión

Otro centenario

     
1
 

     

La fuerte ofensiva por parte del ejército soviético hizo que las tropas alemanas se rindieran. Aviones IL-76de la Fuerza Aérea, rusa se dejan ver sobre algunos edificios ubicados en la Plaza Roja. (AP)

En este 2017 hay varias conmemoraciones importantes. En febrero recordamos el centenario de nuestra Constitución, por ejemplo. En marzo deberíamos haber comentado acerca del centenario de la renuncia del último zar de todas las Rusias, Nicolás II, a la que siguió una república incierta y después la tan famosa Revolución de Octubre. En ese mes, por cierto, tendremos otra conmemoración, yo creo que más importante, los 500 años del rompimiento de Lutero con la Iglesia católica. Pero eso ya lo veremos después.

Acerca de la Revolución de Octubre de 1917 hay mucho que puede comentarse. Lenin se hizo del poder esgrimiendo las ideas de Marx y Engels, y con ello los convirtió en santones de una nueva religión. Estoy convencido que sin Lenin, el marxismo sería apenas una más de las ideas periféricas del siglo XIX. No lo fue gracias al experimento leninista, que en realidad fue la revolución en un solo país por tres décadas, extendida después a los territorios de Europa del este, en realidad colonias soviéticas, y en 1949 a China, de forma más autónoma. Diez años después, Cuba, y algunos países más en el proceso de las Guerras de Liberación Nacional.

Es imposible cubrir siquiera una parte de esa historia en este espacio. Mi sugerencia sería revisar alguna de las obras que se han escrito al respecto. Salió apenas Lenin y el totalitarismo, de Mauricio Rojas (Debate), que en pocas páginas explica muy bien las circunstancias de la Revolución, así como sus dos principales actores, Lenin y Stalin. Mauricio Rojas es un chileno que de joven fue comunista, y que como resultado del golpe de Estado de Pinochet, en 1973, debió huir de su país. Logró asilo en Suecia, en donde llegó a ser diputado. Tiene una trayectoria parecida a la de Roberto Ampuero, quien se asiló en Alemania y llegó a ser embajador de su país (en México, por cierto). Ambos autores describen muy bien el proceso de desencanto con la izquierda, pero este libro de Rojas es especialmente útil para el centenario.

Si gusta entrar en detalle, los libros de Orlando Figes y Richard Pipes (ambos titulados La revolución rusa), Robert Conquest (El gran terror), Anne Applebaum (Gulag) pueden ayudarle a entender mejor la tragedia que significó la Unión Soviética, y lo absurdo de quienes la defendieron en su momento, o peor, lo hacen todavía ahora. El estudio teórico más importante es Corrientes principales del Marxismo, de Leszek Kolakowski. Las referencias literarias son Alexander Solyenitzin (Archipiélago Gulag) y Svetlana Alexiévich (Homo sovieticus), ambos Premio Nobel.

Déjeme citar un par de frases de Mauricio Rojas al cierre de su libro, que condensan su opinión después de estudiar a fondo la Revolución de hace cien años: “Este paso de la idea de la sociedad total de Marx a su realidad bajo Lenin, Stalin y otros líderes comunistas requirió siempre de un paso intermedio de importancia vital: la creación del partido totalitario, esa encarnación anticipada de la utopía de la sociedad total con su hombre-comunidad u hombre-partido ya realizado. Este fue el aporte decisivo de Lenin tanto al marxismo revolucionario como a la génesis del totalitarismo”.

Y cierra su libro diciendo: “Es por ello que me inclino a contestar afirmativamente a aquella pregunta del gran filósofo polaco y estudioso del marxismo, Leszek Kolakowski (…) ‘¿Debe todo intento de realizar los valores básicos del socialismo marxista generar necesariamente un organismo político con características manifiestamente análogas al estalinista?’ Así lo creo y, en todo caso, las experiencias realizadas hasta ahora han sido aterradoramente concluyentes al respecto”.

Pues sí. El comunismo soviético, y sus epígonos, han sido grandes tragedias. Y es una desgracia que miles de maestros e intelectuales, en todo el mundo, sean incapaces de verlo.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Gobernadores
Jugando
Ha llegado el mundo feliz