Opinión

Osorio Chong no será presidente

 
1
 

 

No dejar solo a Osorio

Miguel Ángel Osorio Chong no será electo presidente en 2018. Con esta afirmación no estoy diciendo que no será el candidato del PRI. De hecho, por lo menos en las encuestas en este momento, claramente es el favorito de la base priista, aunque no es claro que para 2018 sea el candidato de los operadores políticos del tricolor.

Al asegurar que el secretario de Gobernación no será presidente de México no estoy cuestionando si tiene la capacidad de ejercer el cargo o de desarrollar una extraordinaria campaña buscando ser electo en 2018.

No, el problema de Osorio Chong es que su ambición política al principio del sexenio lo traicionó, al desaparecer la Secretaría de Seguridad Pública y regresar las funciones de Policía a la Secretaría de Gobernación. Un gran avance democrático fue la separación de la capacidad 'opresora' de la capacidad 'negociadora'. En otras palabras, pusieron, de nuevo, bajo la misma cabeza, la responsabilidad de la seguridad y de la gobernabilidad.

Y en un país como México, a estas alturas de la transición democrática del país, estas dos funciones no pueden convivir políticamente en la misma figura, especialmente si el funcionario tiene aspiraciones presidenciales.

Se podría argumentar un claro conflicto en la implementación de estas responsabilidades, ya que de manera inherente la Secretaría de Gobernación, la gobernabilidad del país, depende en parte de que los actores políticos y sociales perciban que el secretario sea un negociador de buena fe, representando los intereses del gobierno federal, de la Presidencia, y su meta principal es tratar de mantener la paz y gobernabilidad del país. Con frecuencia, esta pax mexicana depende en parte de negociar el Estado de derecho, inyectar recursos a diferentes actores y organizaciones sociales, y usar la fuerza o prescindir de ella sin necesariamente respetar el Estado de derecho.

Al asumir la responsabilidad de coordinar la seguridad nacional y seguridad pública del país, es que también conlleva costos políticos para el gobierno federal y sobre todo para el secretario, cuando la población percibe la incapacidad del Estado mexicano para controlar la inseguridad y violencia, ya sea por ingobernabilidad o por el crimen organizado.

Las cifras del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública en cuanto a asesinatos son claras y marcan una tendencia al alza, ya que de 2014 a la fecha los homicidios dolosos han incrementado en 53 por ciento.

El especialista en seguridad, Alejandro Hope, quien estudia seriamente estas cifras y a quien tuve la oportunidad de entrevistar, señaló que “no habíamos visto nada similar desde la gran oleada de violencia de 2008 a 2011. Al ritmo actual, el país regresará al pico de violencia de 2011 en menos de un año”.

Según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública (Envipe) 2016, la percepción de inseguridad de las personas en su estado, municipio o colonia ha aumentado de manera significativa en 2016, llegando a 65.1 por ciento y 45.4 por ciento de la población mayor de 18 años que se siente insegura.

Al final del sexenio, el impacto de este fracaso recaerá en el secretario de Gobernación o en la figura del mismo presidente.

Además, la Secretaría de Gobernación tiene la responsabilidad política en otras áreas donde se percibe un gran fracaso por parte del Estado mexicano: derechos humanos y desapariciones forzadas en México.

Y el hecho de que abiertamente el secretario Osorio Chong habría expresado su interés de lanzar su candidatura presidencial, mediante la publicación de varios tuits, enrarece la capacidad del secretario de ejercer sus funciones. Más allá del debate de si el secretario violó alguna ley electoral, el hecho es que habrá cuestionamientos si está usando recursos del erario para promover en una forma indebida su imagen personal.

Y obviamente, la capacidad del secretario Osorio Chong de contener la violencia social y del crimen organizado se verá afectada simple y llanamente por su abierta expresión de contender por la presidencia. De ahora en adelante, cualquier negociación, declaración, expresión y uso de recursos se cuestionará si es una decisión de Estado o una decisión que ayuda a una posible candidatura.

Futuros candidatos que son actualmente funcionarios públicos obviamente tratan de usar su puesto como trampolín para su campaña.

Pero en el caso del secretario de Gobernación esto lo estaría haciendo en un ambiente donde hay una exigencia de más transparencia en las decisiones y sobre todo más exigencia de resultados.

¿Cómo defenderá la situación de seguridad, violencia, gobernabilidad y derechos humanos en México el candidato Miguel Ángel Osorio Chong, habiendo sido estos rubros su responsabilidad durante esta administración? Es casi imposible.

Twitter: @Amsalazar

También te puede interesar:
Ella ganó la batalla
Debate del siglo
Resolver la inseguridad se puede, cuando se quiere