Opinión

Oportunidades y retos económicos en 2015

1
 

 

Banderas

Las expectativas sobre la economía nacional se han deteriorado debido a distintos eventos de violencia, por el deterioro en el crecimiento económico y porque los beneficios de las reformas aprobadas recientemente no se obtienen a corto plazo, pero los costos sí se perciben de manera inmediata por los grupos afectados. Por ejemplo, la reforma educativa mejorará el nivel de vida de la población después de varios años, pero la pérdida de ingresos afecta a profesores que no dan clases de manera inmediata.

Además, el inicio del importante proceso electoral de este año propicia que los eventos negativos se amplifiquen ante la opinión pública. Este entorno de ruido, presiones electorales y lucha política por el poder dificulta el identificar la verdadera magnitud de los distintos riesgos y de las oportunidades que existen en el presente año. Por lo mismo, es conveniente poner en su correcta dimensión algunos de los principales factores que afectarán a la economía nacional en este año:

1) La crisis que paralizó al sistema financiero global en 2009 fue más grave de lo que se percibió en México, porque se había saneado nuestra economía y se tomaron decisiones correctas en ese momento; pero nuestra economía está más débil ahora, aunque mejor que la mayoría de los países endeudados. Muchos de los problemas económicos internos tienen como causa este deterioro global.

2) La crisis internacional no termina de superarse, por lo que varios gobiernos y empresas siguen muy endeudadas y tendrán que hacer más ajustes y renegociaciones en el corto plazo. Alguien tendrá que absorber el costo de estas reestructuras de deuda, lo cual no es fácil de definir y propiciará volatilidad en los distintos mercados.

3) La economía de Estados Unidos ya muestra crecimiento y puede ser el motor, junto con China y Alemania, de la economía mundial. Sin embargo, un error de política pública puede descarrilar este dinamismo. A pesar de esto es una gran ventaja que estemos junto a este país para poder impulsar nuestro crecimiento.

4) A pesar del actual pesimismo, hay que recordar que los países no desaparecen ni se “los traga el mar”, como algunos quieren hacernos pensar. La situación es diferente en las empresas, las cuales sí pueden quebrar y desaparecer.

5) La drástica caída en el precio del petróleo es una transferencia fuerte de ingresos hacia los consumidores de los países desarrollados, lo cual abre una amplia puerta a nuestras exportaciones de bienes y servicios.

6) Esta caída en el precio del petróleo no perjudicará a las finanzas públicas en el presente año, por las distintas coberturas que tiene el gobierno federal, pero sí afecta las perspectivas. Preocupa más la caída en los volúmenes de extracción y los ingresos de los estados y municipios.

7) El tipo de cambio más débil actúa como un arancel que eleva el costo de las importaciones, lo cual mejora los márgenes de utilidad para los fabricantes locales.

Por todo lo anterior, la economía nacional se puede beneficiar del positivo entorno internacional, pero se tienen que tomar las medidas internas correctas. Los márgenes de utilidad de varios sectores se incrementarán por la reducción de costos internacionales y por el impacto positivo de las distintas reformas. Sin embargo, esto no será en todos los sectores, ni en todo el territorio nacional.

* El autor es economista.

​También te puede interesar:
​¿Qué tanto afectará la caída del petróleo?
'​Charlie Hebdo' y el sistema de libre mercado
​Perspectivas económicas para 2015