Opinión

Odebrecht y los Cárdenas

    
1
     

        

Odebrecht en Michoacán. (Especial)

Meses atrás, cuando el ruido del escándalo internacional de la corrupción de Odebrecht comenzó en nuestro país en forma de tremor, no faltó quien recordara que ese gigante brasileño de la construcción tocó en México varias puertas, no sólo la de Petróleos Mexicanos.

Esos brasileños tocaron, entre otras, las puertas de gobiernos cardenistas en Michoacán, donde tanto en la administración de Lázaro Cárdenas Batel como en la de Leonel Godoy se le entregaron a Odebrecht cientos de millones de pesos para la construcción de una presa en Tierra Caliente.

La historia de esa obra en suelo michoacano tiene la marca de la casa Odebrecht: sobrecosto de casi 100 por ciento, plazos de entrega vencidos en varias ocasiones, irregularidades técnicas y… sobornos.

Odebrecht recibió en noviembre de 2006 el contrato de Lázaro Cárdenas Batel para hacer una presa. El costo se estipuló en mil quinientos millones de pesos y la entrega se pactó para dos años después: octubre de 2008. En la definición del contrato se especificaba que el monto y el plazo eran inamovibles. Pero al final, y gracias a nuevos contratos que autorizó Leonel Godoy, la obra costó dos mil 915 millones de pesos y se entregaría en 2013, periodo en el que gobernaba el poco memorable Fausto Vallejo.

Como remate de las irregularidades que acompañaron esa obra de Odebrecht se tiene el dato de que aun sin funcionar, la presa fue inaugurada por el entonces gobernador Godoy. Lo hizo en presencia del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

En esa fecha (febrero 2011) de inauguración formal antes que real, Godoy no se pudo contener y lanzó la siguiente frase: “(esta obra) se inscribe dentro de la más pura tradición del cardenismo y cumple el compromiso de llevar justicia social al campo mexicano”.

Estos detalles forman parte de una investigación del reportero Raúl Olmos, de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, publicada la semana pasada.

Es grave que Odebrecht haya rebasado en más de cuatro años el plazo de entrega de la presa y en casi 100 por ciento lo que cobró por la misma. Pero más grave es la revelación contenida en una segunda investigación de Olmos sobre esa obra.

En ese reporte, publicado ayer, se revela que en febrero de 2010 la oficina que es conocida como el departamento de sobornos de Odebrecht (División de Operaciones Estructuradas, le pusieron eufemísticamente) realizó dos pagos por un total de 383 mil dólares para esa obra en Michoacán.

La fiscalía de Brasil encontró un correo electrónico donde se detallan esas operaciones. Así lo publicó Olmos:

“El correo interceptado tiene fecha del 19 de febrero de 2010 y está dirigido a ‘Waterloo’, que era el pseudónimo que utilizaba Fernando Migliaccio Da Silva, uno de los operadores de las empresas offshore de Odebrecht en Panamá, utilizadas para ocultar los sobornos a políticos.

“El remitente del correo firma como ‘Tumaine’ desde el correo tumaine@drousys.com, que es la identidad secreta de Angela Ferreira Palmeira, identificada por los investigadores brasileños como la contadora de la División de Operaciones Estructuradas, y era la encargada de hacer los pagos ilegales en Odebrecht. (…)

“Según el documento, un primer pago se efectuó entre el 1 y el 5 de febrero, por 223 mil dólares. Posteriormente, entre el 8 y el 12 del mismo mes, se programó el pago de 160 mil dólares. En los papeles consultados por MCCI no se precisa a favor de quién se hicieron las transferencias”. (http://bit.ly/2sdSRlU)

Hasta ahí el periodista. ¿Quién recibió ese dinero? ¿A cambio de qué? Tienen la palabra las autoridades, y los perredistas Lázaro Cárdenas y Leonel Godoy.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

La debilidad de las elecciones
Malas lecciones del caso Odebrecht
Periodistas e inseguridad laboral