Opinión

Nuño o la CNTE

 
1
 

 

Nuño o la CNTE.

Me lo dijo un extitular de la SEP, a quien a su vez se lo comentó, a manera de epitafio, un antecesor suyo: “todos los secretarios de Educación hemos sido derrotados en Los Pinos”.

A eso aspira la CNTE con Aurelio Nuño. Crear la presión social suficiente para que el presidente Peña Nieto doblegue a su secretario de Educación y prospecto del PRI a la candidatura presidencial de 2018.

Este es el momento para la embestida final de la CNTE. Frenar la reforma educativa, ahora que en la SEP se incuba un prospecto para la presidencia.

Si tumban a Nuño, tumban los dientes de la reforma educativa, que son los exámenes de evaluación docente y el concurso para obtener plazas.

Volveríamos a las interminables (y redituables económicamente) mesas de negociación, a las simulaciones y al chantaje de los grupos que caminan en el filo de la violencia.

¿Podrán? En los próximos días o semanas lo veremos. Pero antes del 5 de junio.

Fue un fracaso el paro nacional convocado por la CNTE el lunes, pero con agitar Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas es más que suficiente para crear un problema en el país.

De eso se trata también el movimiento de algunas vocacionales en el Instituto Politécnico Nacional. Juntar esa movilización de los estudiantes con lo que realicen los maestros de la CNTE.

La divisa es echar abajo la reforma educativa, para lo cual extorsionan con las posibilidades de ser candidato del secretario Nuño, y con las elecciones del 5 de junio, que deben desarrollarse en paz.

Al centrar su lucha en golpear a Nuño para tumbarlo o doblegarlo, la CNTE y los estudiantes de las vocacionales del Poli tienen como aliado natural al adversario obvio de éste: Andrés Manuel López Obrador. Y seguramente a algún o varios priistas. Es decir, no están solos.

Pero en el fondo lo que se juega no es la candidatura presidencial de Aurelio Nuño, aunque lo quieren reducir a eso para sumar aliados y meter presión en Los Pinos.

Se juega la reforma educativa, que es la principal aportación al país que ha hecho este gobierno.

La reforma va ganando, a pesar de las enormes dificultades por los cotos de poder que lastima y los privilegios caciquiles que eliminó.

El SNTE, que es el principal representante de los maestros a nivel nacional, la apoya, está con los exámenes de evaluación y los concursos para ascender y obtener plazas.

La CNTE está mermada, pues al perder su principal fuente de financiamiento, que era el Instituto de Educación Pública de Oaxaca (IEPO), dejó de recibir miles de millones de pesos al año.

Por eso, entre otras cosas, pelean. Y tienen aliados.

Va a ser crucial para el país lo que pase en los siguientes días. Nuño lleva las de ganar, pues los politécnicos son muy pocos y no tienen razones para sumar simpatías hacia su movimiento. Y la CNTE está disminuida, desprestigiada y sin dinero.

Pero, como me dijo aquel secretario de Educación… vamos a ver.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Entonces, ¿nos vamos con AMLO?
Paro del Poli, manipulado y con agenda
Fin de 'rechazados'… ¿y de universidades de AMLO?