Opinión

Nuevo dirigente de un viejo partido

 
1
 

 

El nuevo presidente del PRI plantea crear una Comisión Anticorrupción al interior de su partido. (Eladio Ortiz)

Enrique Ochoa Reza, joven político prácticamente desconocido dentro de las filas del PRI, pero muy cercano al presidente Peña Nieto y al secretario de hacienda Luis Videgaray, ha sido entronizado para dirigir los destinos de este viejo partido, partido que atraviesa por la peor crisis que yo recuerde en mi ya larga vida.

Efectivamente, los comicios electorales del pasado 5 de junio representaron el más duro golpe que haya recibido este partido, al perder el voto en la urna en favor del Partido Acción Nacional ¿Será que éste ha repuntado en forma notable? ¿Será que el votante ya no soporta y castiga a un partido hegemónico azotado por la corrupción?

¿Será que el votante se rebela frente a la mediocridad en la conducción de los destinos del país? ¿Será un voto de castigo a la gestión del presidente Peña Nieto? ¿Será…? El PRI no es el único que goza de un merecido desprestigio. La sociedad está harta de los partidos políticos en general y lo demuestra con su poca participación en el proceso electoral.

Las noticias de la semana en esta materia han sido acaparadas por el nombramiento de Enrique Ochoa Reza, quien ni tardo ni perezoso ha señalado la ruta que seguirá el partido bajo su comando. El Grupo Ikal, comandado por Pedro Javier González en su parte política, hace un resumen de sus planteamientos:

1.- Se comprometió a visitar los 32 comités estatales del PRI en los primeros 100 días, que la mitad de los miembros del CEN del partido serán mujeres.

2.- Dijo que el presidente Enrique Peña sigue siendo el mayor activo del PRI.

3.- Propuso a la militancia crear un órgano anticorrupción al interior del organismo político, fiscalizar a sus gobernantes y, de ser necesario, pedir su destitución.

4.- Propuso romper con la “sana distancia”, y acercar al gobierno al partido para que rinda cuentas de su actuar.

5.- Sostuvo que el alejamiento que existe entre el gobierno y el PRI representa un error que impide comunicar adecuadamente los beneficios del gobierno priista.

6.- Anunció que los secretarios de Estado, directores generales y altos funcionarios deberán participar en foros, organizados por el Consejo Político Nacional del PRI, para presumir los logros del Presidente Enrique Peña Nieto. Sostuvo que la estrategia busca obligar al Gobierno federal a rendirle cuentas a los priistas, luego de reconocer que la política de comunicación social ha fallado.

7.- Hizo un llamado para analizar los errores que les hicieron perder cinco gubernaturas en las elecciones pasadas, pero también aprender de los aciertos que les hicieron recuperar Sinaloa y Oaxaca.

Suena bien, suena bien, bienvenida la autocrítica implícita en su discurso, aunque haya pecado de suavidad, de una gran suavidad, quizás a la luz de no irritar en exceso a los viejos lobos que lo rodean. Por lo pronto ya puso la muestra al presentar su tres de tres hace unos días.

La lucha ya comenzó y los partidos afilan sus armas: ¿Margarita Zavala por el PAN? ¿O le estará pisando los talones Ricardo Anaya? El eterno López Obrador y SU partido Morena, y no se ve tan claro en el PRI ni en la chiquillería, incluyendo en ésta al PRD, que no levanta cabeza ¿Logrará algún independiente colarse en la batalla?

Dos años de lucha intensa entre los eventuales candidatos a la presidencia, algunos de ellos posiblemente esperando el momento oportuno para su destape. Dos largos años en lo que todo puede suceder.

Mañana será otro día.

El autor es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

El ¿nuevo? PRI

Veracruz, Duarte ¡Corrupción!

¿Quién se opone a la educación de calidad?