Opinión

Nuevo choque contra la economía

 
1
 

 

Pemex. (Christian Ochoa)

Probablemente debido a la relevancia de la información económica proveniente del exterior, el incendio de la plataforma petrolera Abkatun localizada en la Sonda de Campeche ha pasado desapercibido, sobre todo lo que se refiere a los posibles efectos que este evento podría tener sobre algunas de las principales variables de la economía.

De acuerdo a la información oficial, el 1 de abril la plataforma Abkatun-Permanente sufrió un accidente que paralizó sus operaciones y la de algunos proyectos adyacentes. A consecuencia de ello, Pemex informó que durante los primeros cinco días de abril la producción de petróleo había caído en 254 mil barriles diarios, llevando a la producción total a 2.064 millones de barriles diarios, cifra 11.0 por ciento inferior a la registrada en marzo, misma que ascendió a 2.318 millones de barriles diarios.

Afortunadamente, según los funcionarios de Pemex, a partir del 6 de abril se restableció la producción de 170 mil barriles diarios de crudo y se espera que en junio se agreguen otros 30 mil barriles, y así hasta alcanzar poco a poco la meta de 646 mil barriles diarios en la región marítima suroeste.

De acuerdo con ello, es de esperar que en abril la producción total de petróleo promedie 2.207 millones de barriles diarios, cifra 10 por ciento inferior a la registrada en promedio durante 2014.

La caída de 10 por ciento de la producción petrolera durante abril tendrá importantes implicaciones al menos en tres variables económicas: en los ingresos del gobierno federal, vía la caída de los ingresos de la empresa; en la balanza comercial; y en el crecimiento económico durante abril y posiblemente en meses subsiguientes, a través de los efectos negativos que tendrá sobre el crecimiento de la producción industrial.

De acuerdo a la Secretaría de Hacienda, una caída en la producción de petróleo de 50 mil barriles diarios durante un año reduce los ingresos públicos en 17 mil 108 millones de pesos, por lo que cabe esperar que la caída de la producción de petróleo en cerca de 200 mil barriles diarios durante abril (2.4 millones programado menos 2.207 que se registraría después del accidente) implicaría una contracción de los ingresos públicos durante ese mes en algo más de cinco mil 500 millones de pesos, mismos que deberán ser compensados con una pequeña reducción adicional del gasto público, si es que se quiere mantener sin cambios el resultado estimado del balance público al cierre del año.

Por otro lado, al ser exportada parte de la producción de crudo de este proyecto, la caída de la producción implicará una disminución de las exportaciones y por tanto el deterioro de la balanza comercial, que a su vez podría afectar el comportamiento del tipo de cambio.

Finalmente, al ser contabilizada la producción de petróleo como parte de la actividad minera, y ésta, a su vez, como parte de la producción industrial, es de esperar que la contracción en la producción de crudo implique también una caída o una disminución en el ritmo de crecimiento de la producción industrial. En tal sentido, se puede estimar que la caída de 10 por ciento de la producción de petróleo en abril le reste cerca de 1.5 puntos porcentuales al dinamismo industrial.

Como puede apreciarse, la combinación de estos factores producto del incendio de la plataforma petrolera de Campeche viene a agravar la situación de las finanzas públicas, las finanzas externas y el dinamismo de la economía, por lo que es probable que el crecimiento durante 2015 se acerque cada vez más hacia el 2.0 por ciento (como lo acaba de reconocer el Banco de México en la minuta de la última reunión de política monetaria, al advertir uno de sus funcionarios que el crecimiento del PIB durante el presente año posiblemente se ubicará en el segmento inferior del rango publicado, vale decir en 2.5 por ciento), que hacia el 4.0 por ciento que de alguna forma sigue considerando la Secretaría de Hacienda, e incluso del 3.0 por ciento que estima el promedio de los economistas mexicanos.

El incendio de la plataforma petrolera en la Sonda de Campeche constituye un choque más que tendrá que enfrentar la economía mexicana y para lo cual no estuvo preparada, por lo que tendrá que ahondarse en el recorte del gasto público si es que no se quiere observar un deterioro de las finanzas públicas y con ello un incremento del riesgo de invertir en el país.

También te puede interesar:
¿Qué pasa con la economía?
Bajan las presiones para subir las tasas, pero…
¿Subir o no subir la tasa?