Opinión

¿Nueva sacudida al peso?

 
1
 

 

Módulo especial tipo de cambio peso dólar

Pareciera que después de la tempestad llegó la calma y la relación peso/dólar finalmente ha tenido una pequeña racha de estabilidad, pues después de que el precio de la divisa norteamericana estuvo cerca de 16 pesos al menudeo y de 15.65 en su cotización interbancaria, ya se abarató en casi 30 centavos en los últimos cuatro días hábiles.

Pero hoy concluye un acontecimiento que puede volver a causar sacudidas. Se trata de la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed.

Se sabe de antemano que en esta ocasión no se tomará la determinación de elevar las tasas de interés. Sin embargo, será valorada cada palabra que se anote en el comunicado que se dé a conocer hacia el mediodía.

Hay un término específico que ha sido tomado como guía: la paciencia. Habrá que ver si se menciona de nueva cuenta o si no aparece en el texto.

Cuando hay circunstancias tan inestables en los mercados financieros, como las que tenemos hoy, nos hacen recordar los tiempos de la escolástica, en los que los intérpretes de la Sagradas Escrituras debatían acerca de temáticas que nos parecerían tan frívolas como si en las pinturas sacras Adán y Eva deberían representarse con o sin ombligo.

A veces pareciera que hay un esfuerzo por descifrar hasta el más profundo inconsciente de Janet Yellen y sus colegas, con tal de anticipar el momento en el que habrán de incrementar las tasas de interés.

No sé cuál vaya a ser la intención escondida en la redacción del comunicado del día de hoy, pero sí sé que habrá esfuerzos de los analistas y operadores por entender el significado oculto de las frases, y ello puede dar lugar a decisiones que abaraten o encarezcan el dólar.

Pero más allá de esta escolástica financiera que sin duda va a afectar el valor de nuestro peso frente al dólar, algo en lo que prácticamente no hay duda es que habrá este año un alza de las tasas de interés.

Y lo habrá tanto en México como en Estados Unidos. Y ese hecho no será buena noticia ni para la estabilidad ni tampoco para el crecimiento.

No lo será para la primera porque en el camino de llegar a la decisión y luego de instrumentarla, seguramente tendremos vaivenes financieros muy amplios que generarán rachas de inestabilidad.

No para el segundo porque se iniciará una tendencia al encarecimiento del dinero. Estaremos en el umbral del fin de la era de dinero barato y eso implicará un encarecimiento gradual de las deudas y por lo mismo un costo financiero más elevado para los proyectos y los gastos.

No es para despreocuparnos por los vaivenes del tipo de cambio pero creo que hay más razón para que nos quite el sueño la tendencia del mediano plazo.

Hablando de medianos plazos y como parte de este mismo cuadro, el comentario que hizo el director general de Pemex, Emilio Lozoya, en Tabasco, a propósito de que es probable que tengamos precios bajos del crudo por tres años, preludia una situación que va durar casi lo que resta de la actual administración.

Otro factor de preocupación que debe tomarse en cuenta.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Un gobierno con asincronías
'El Fin del Poder'
¿Frenará Banxico la carrera del dólar?