Opinión

Nueva época para las relaciones China-EU

10 noviembre 2017 5:0
Etiquetas
 
1
 

 

China Estados Unidos (shutterstock)

El presidente de Estados Unidos realizó su primera visita de Estado a China del día 8 al 10 de este mes, donde fue recibido solemne y calurosamente por su homólogo chino Xi Jinping. Los dos mandatarios intercambiaron sus puntos de vista de manera franca y profunda sobre las relaciones bilaterales y otros importantes asuntos internacionales y regionales de interés común, llegando a varios consensos sobre el desarrollo de los lazos chino-estadounidenses en la nueva época. El encuentro ha tenido resultados notables y fructíferos.

Los dos presidentes definieron el tono de las relaciones bilaterales. El presidente chino Xi Jinping ha tenido dos encuentros y diez conversaciones telefónicas y ha mantenido contacto por medio de cartas con su par estadounidense Donald Trump, desde que asumió el cargo presidencial de EU, hecho que ha liderado estratégicamente el progreso de los vínculos bilaterales. En el encuentro de Beijing, ambas partes coincidieron en que China y EU comparten amplios intereses comunes e importantes responsabilidades para salvaguardar la paz, la estabilidad y la prosperidad del mundo, por ello la dirección del desarrollo de las relaciones chino-estadounidenses tiene una importancia de influencia global. Unas relaciones bilaterales en constante avance no sólo satisfacen los intereses fundamentales de ambos pueblos, sino que también están a la expectativa general de la comunidad internacional. China y EU mantendrán el papel de orientación estratégica de la diplomacia de jefes de Estado en el desarrollo de los lazos bilaterales, pondrán en pleno juego los mecanismos de los cuatro diálogos de alto nivel entre los dos gobiernos, ampliarán la cooperación en los terrenos comercial, militar, de aplicación de la ley y de intercambios interpersonales, y reforzarán la comunicación y la coordinación en los asuntos de importancia internacional y regional.

Los dos presidentes promovieron la cooperación económica y comercial. China ha sido el mayor socio comercial de EU. Durante la visita, los dos mandatarios se comprometieron a una cooperación económica y comercial de mutuo beneficio, ampliando la colaboración en la economía, el comercio, la inversión, la energía y fomentando la coordinación en las políticas macroeconómicas, incluyendo la fiscal, la monetaria y la tasa de cambio. Las compañías chinas y estadounidenses firmaron acuerdos comerciales y de inversión por más de 250 mil millones de dólares, creando un nuevo récord en los intercambios comerciales internacionales. Cubren numerosos terrenos como la energía, la aeronáutica, la protección medioambiental, la cultura, la medicina y la infraestructura, y abarcan la cooperación en torno a la Franja y la Ruta, la cooperación tripartita y la cooperación en los fondos industriales. Los resultados fructíferos han demostrado que son más los intereses comunes que las diferencias y que la cooperación económica–comercial de los dos países tienen amplias bases y perspectivas.

Los dos presidentes discutieron asuntos internacionales. Frente a una situación internacional compleja, los dos jefes de Estado acordaron incrementar la comunicación y la cooperación en las importantes cuestiones internacionales, regionales y globales, impulsar conjuntamente el tratamiento y la solución adecuada de ciertos asuntos, y promover la paz y estabilidad mundial y regional. Reiteraron su compromiso de impulsar la paz, estabilidad y prosperidad de Asia-Pacífico, defender la paz y estabilidad en el Mar Meridional de China, y controlar las disputas a través del diálogo según la ley internacional.

Enfatizaron que comparten el mismo objetivo de resolver el asunto nuclear de la península Coreana mediante el diálogo y la negociación, y se dedicarán a la salvaguarda de la paz y estabilidad de esta península y del sistema internacional de no proliferación nuclear. Reafirmaron además su oposición al terrorismo de cualquier forma y su disposición de ampliar la colaboración antiterrorista sobre la base del beneficio recíproco.

Del Mar-a-Lago a la Ciudad Prohibida, el líder del mayor país desarrollado del mundo y el del mayor país en vías de desarrollo tuvieron un nuevo encuentro histórico que abrirá sin duda alguna la nueva época para el nuevo tipo de relaciones entre las potencias de China y EU, inyectará una fuerte energía para estos vínculos bilaterales, y promoverá enérgicamente la paz, seguridad y prosperidad del mundo entero.

*Embajador chino en México.

Opine usted: economia@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
México y China trabajan en comercio bilateral equilibrado: Qiu Xiaoqi