Opinión

Nuestros 10 principales pronósticos para el segundo semestre

1
 

 

Pemex

Esta semana termina el primer semestre del año. Un semestre que estuvo marcado en lo internacional por:

1. El temor de que la Reserva Federal empiece a subir su tasa de referencia después de 6 años de permanecer en el nivel más bajo de la historia.

2. La guerra de precios del petróleo que inició Arabia Saudita en octubre del año pasado y que tuvo sus niveles de mayor caída en el primer trimestre de este año.

3. La excesiva liquidez inyectada ahora por los bancos centrales del Euro y del Japón, que generó fuertes distorsiones en los mercados globales y una exagerada sobrevaluación del dólar.

4. La posibilidad de un default de la deuda griega, que en el segundo trimestre provocó nerviosismo en los mercados financieros globales.

En el plano nacional, el entorno se caracterizó por:
1. Un muy fuerte dinamismo en el sector automotriz, tanto en la producción, como en la exportación, como en un sorpresivo repunte del mercado interno automotriz.

2. La recuperación paulatina del mercado interno y del empleo. Contra todo pronóstico, los indicadores del mercado interno han mostrado una aceleración, y siguen mostrando cierta vitalidad hacia finales del semestre, a pesar de los efectos de la Reforma Fiscal.

3. Inflación muy reducida, a pesar de la depreciación del peso; la desaparición de la tarifa de larga distancia y las reducciones en las tarifas eléctricas industriales han influido en que terminemos el semestre con la inflación más baja de la historia: Alrededor del 2.85% anual.

4. La caída estrepitosa de los precios de la mezcla mexicana de exportación de petróleo en los primeros meses generaron escepticismo e incertidumbre sobre el rumbo de la economía y de las finanzas públicas, pero los anuncios de ajustes al presupuesto desde este mismo año, y el planteamiento de un presupuesto base cero para el 2016 lograron dar certidumbre y mantener la calificación de la deuda soberana.

5. Las elecciones intermedias lograron ser exitosas a pesar de los eventos en contra de las mismas, y le están dando señales muy claras a la clase política. La sociedad exige mejores resultados y una mayor limpieza en el manejo de los recursos públicos. La composición del Congreso, es adecuada para la gobernabilidad, y por lo tanto para el avance de las reformas y de nuevas iniciativas que busquen un mejor Estado de derecho y una economía más eficiente.

Para este segundo semestre esperamos:
1. Un mejor desempeño de la economía de los Estados Unidos, que tuvo un primer trimestre negativo.

2. Un primer anuncio de incremento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal con el que se estará inaugurando la era de normalización de tasas. Un proceso que incrementará el costo del dinero en todo el mundo, pero que prevemos sea muy gradual y prolongado.

3. Estabilización en los precios del petróleo, en un rango entre 55 a 65 dólares por barril.

4. Fases de turbulencia moderada en los mercados financieros previos a las reuniones de política monetaria de la FED, y ante los previsibles choques entre el Tea Party y la Casa Blanca.

5. Crecimiento en México del 2.8% en promedio en este segundo semestre.

6. Inflación doméstica un poco más elevada que en el primer semestre, pero permaneciendo por debajo del 3% anual.

7. Por lo menos un incremento en la tasa de interés de referencia por parte del Banco de México.

8. Buenos resultados en las licitaciones de la fase uno y dos de la Ronda Uno.

9. Modificaciones fiscales a favor de la inversión y del empleo.

10. Un tipo de cambio que pudiera cerrar el año ligeramente por debajo de los 15 pesos por dólar, y un Índice del mercado accionario mexicano que pudiera ubicarse entre los 47,500 – y los 48,500 puntos.

Estos escenarios y los riesgos que están considerándose de los cuales no hemos hablado nos permiten plantear algunas oportunidades de inversión para la segunda mitad del año:

a) Vemos interesante aún la Bolsa Europea, aunque sugerimos cubrirse contra una mayor depreciación del Euro.

b) Consideramos que la Bolsa Americana puede seguir dando rendimientos interesantes a pesar del ajuste al alza gradual en las tasas y de la fortaleza del dólar.

c) En la Bolsa Mexicana vemos varios sectores como muy atractivos para la inversión; particularmente los que tienen que ver con autopartes, con telecomunicaciones, con la energía, el sector financiero, empresas de consumo, y algunas vivienderas.

d) Las Fibras son una clase de activos que se han ajustado alrededor de 10% en lo que va del año, ante el temor del alza de las tasas de interés. Aunque no descartamos que pudieran seguir bajando en estos meses previos al alza de las tasas por parte de la FED, consideramos que van a ser una alternativa muy interesante para la última parte del año.

También te puede interesar:
Escenarios de la normalización de tasas y su posible impacto en México
Indicadores de mayo con desaceleración
La caída del peso, ¿tiene que ver con las elecciones?