Opinión

No tiene remedio

 
1
 

 

EPN realiza la declaratoria de clausura de la 40 Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública. (Tomada de @PresidenciaMX)

El gravísimo error cometido por la administración Peña Nieto la semana pasada no tiene remedio. El alcance del daño a México está aún por verse. Los meses y años por venir nos darán muestras de la profundidad y la envergadura del affair Trump.

Aquí se han derramado ríos de tinta sobre el tema. Sin embargo, lo que realmente ha causado daño es la cobertura que le ha generado a Trump en Estados Unidos. Desde el jueves pasado y durante todo el fin de semana en la inmensa mayoría de lo noticieros y mesas de comentaristas (ABC, CBS, CNN, NBC, Fox, entre otros), así como en los principales portales políticos, la visita a México significó el relanzamiento de la campaña del candidato republicano. La gravedad es mayúscula. Las opiniones en general son exactamente lo que Trump buscaba. En opinión de los comentaristas, Trump demostró que sí puede gobernar; que puede conducir las relaciones internacionales; que es su principal logro político de la campaña; que fue audaz y valiente.

Desde que culminaron las convenciones de los partidos, Clinton había sido muy exitosa en descalificar la capacidad de Trump como jefe de Estado. En esa debilidad del empresario radica en buena medida el eje central de la estrategia de Clinton. Trump sería incapaz de conducir el país; no tiene los atributos necesarios para ser el líder global de Estados Unidos. Esta definición de Trump era creíble, relevante y eficaz; le estaba haciendo daño a Trump. México le ayudó a combatirla.

Ahora tan sólo revise el portal político fivethirtyeight.com y su proyección de probabilidades de la elección. El impacto del error de Peña es contundente. El 14 de agosto Trump tenía 10 por ciento de probabilidades de ganar la elección y Clinton 90 por ciento. A raíz de la visita a México la tendencia se revirtió. Hoy Trump tiene 33 por ciento de probabilidades de ganar y Clinton 67 por ciento. Es decir, Donald ya triplicó sus probabilidades gracias a la recepción de Estado que se le hizo aquí. ¡Obvio, Hillary no viene!

El error no tiene remedio; no al menos durante esta administración. El costo lo pagamos todos, mexicanos aquí y nuestros compatriotas allá.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Recortes que sí duelan
Plenarias legislativas
Medallas del MIT

>