Opinión

No se repliegue. No se calme. No permanezca en silencio

 
1
 

 

Trump (AFP)

(El texto siguiente es una transcripción editada y adaptada de la conferencia Robert B. Silvers 2016 de Paul Krugman, titulada “Discurso público en una época de locura”. La conferencia, que lleva el nombre del señor Silvers, el editor de The New York Review of Books, fue ofrecida en Nueva York el 6 de diciembre de 2016.)

Qué no deberían estar haciendo ustedes después de este año realmente decepcionante?

Tres grandes tentaciones estarán atrayendo en diferentes grados a diferentes personas. Les llamaré quietismo, entreguismo y emulación.

Quietismo

Permítanme empezar con el quietismo. Es básicamente decir que ustedes renuncien al intento de involucrarse con el mundo en general.

Se encierren en sí mismos. Se enfoquen en su especialidad. Si se dedican a la economía, regresen a escribir ensayos que sean leídos por unos cuantos cientos de personas y renuncien a cualquier intento por difundir lo que tienen que decir a un mundo más amplio. Para mí, al menos, esa es definitivamente una tentación muy fuerte.

Permítanme decirles lo que hice la mañana del domingo. Tenía que escribir una columna más tarde ese día, pero decidí que necesitaba aclarar algunas cosas en mi mente, y entonces quizá hacer un reporte para otras personas. Así que pasé varias horas muy felices leyendo algunos ensayos académicos, luego acurrucándome con mi amigo F.R.E.D., que son las siglas en inglés de Datos Económicos de la Reserva Federal. En un sitio web fantástico para extraer números.

Obviamente, la gente seguirá haciendo ese tipo de cosas. La gente seguirá trabajando en sus mundos particulares, trabajando en cosas que no necesariamente llegarán a una audiencia masiva.

De las varias cosas de las que estoy hablando, el quietismo es la única que encuentro más personalmente seductora, pero no estoy dispuesto a abandonarme a ella.

Entreguismo

Pueden ver cómo sucede esto, ¿no? Que como un conjunto de ideas fueron políticamente exitosas, algo deben tener.

Hay un cierto número de intelectuales de la política que son centristas profesionales: si hay dos bandos, la verdad siempre debe estar en medio, y si hay extremismo, debe ser igualmente extremo; no importa cuál sea el contexto.

Ciertamente, ustedes ya están viendo a muchas personas que empiezan a encontrar formas de afirmar que el presidente y su círculo interno realmente tienen algunos buenos argumentos. El problema con eso, por supuesto, es que el poder no lo hace correcto; el poder no determina la verdad. Sólo porque algo tuvo un buen resultado no significa que tenga alguna validez.

Ustedes realmente tienen que aferrarse a sus principios. No deben creer que su lado siempre está en lo correcto (lo cual ciertamente no es verdad), ni creer que ustedes mismos son infalibles (lo cual definitivamente no es cierto), sino creer en que las herramientas de la razón —realmente tratar de comprender la forma en que funciona el mundo y tratar de fundamentar sus opiniones de cómo el mundo debería basarse en esa comprensión— no se ven influenciadas por la fortuna política. Tienen que aferrarse a eso. Básicamente, estaría renunciando a todo el sentido de su existencia si cedieran a esa tentación.

Emulación

Así que, lo que hemos visto, y no por primera vez, es que las ideas simples y totalmente equivocadas han tenido muy buen resultado. Que no hay sanción para las cosas simplistas, para las cosas que son fácilmente refutadas. Y que tener una narrativa fuerte, aun cuando sea completamente falsa, parece superar al tener una narrativa sofisticada que no sea muy atractiva emocionalmente. Entonces, ¿quizá deberíamos hacer lo mismo?

En este punto, siento que debería presentar ejemplos del otro lado del espectro político que sean contrapartes, pero realmente no hay nada al mismo nivel.

Cuando veo a la gente decir: “si imponemos aranceles trumpistas y nos volvemos proteccionistas, eso conducirá a otra depresión y eliminará millones y millones de empleos”, eso no es realmente lo que el análisis económico dice. El argumento de que el proteccionismo es un aniquilador de empleos no es lo que dice el libro de texto (y yo escribí el libro de texto). Lo que el libro de texto dice es que el proteccionismo reduce la eficiencia y nos hará más pobres a largo plazo. No dice que vaya a destruir muchos empleos.

La honestidad intelectual es un valor tan básico como todo lo demás. Ustedes no quieren empezar a decir mentiras nobles para convencer a la gente de seguir su camino porque eso significa que están sacrificando quiénes son. No se oculten en su jardín. No empiecen a encontrar cosas para afirmar que el sin sentido realmente tiene sentido después de todo.

Entonces, ¿qué pueden hacer?

Aun aquellos de nosotros que hemos ido más allá de la academia y nos hemos acercado a la gente no hemos trabajado lo suficientemente duro para encontrar formas de comunicarnos con un grupo de personas más grande.

Ahora, lo peor de eso son los argumentos desde una posición de autoridad. No creo que yo lo haya hecho. Me pidieron que firmara varias cartas sobre lo espantosas que serían las políticas de Trump. Tuve una excusa: el Times realmente no me deja hacer ese tipo de cosas. Pero, en cualquier caso, eso (esa estrategia) es increíblemente ineficaz. Simplemente no funciona; ni en este Estados Unidos, ni en esta etapa de nuestra civilización. Decir: “Soy un experto, créanme”, simplemente no funciona.

Ustedes necesitarán enfocarse. No quieren comprometer sus estándares, pero necesitan preguntar: ¿Qué es eficaz? Hay personas que necesitan ser convencidas; se debe formular un argumento. ¿Cómo vamos a hacerlo ¿Y qué cosas necesitan transmitirse? La gente tiene periodos de tiempo y atención limitados y se distraerá con demasiada facilidad si uno se va por la tangente. Así que necesitan enfocarse.

Twitter:@paulkrugman

También te puede interesar:

El débil argumento a favor de una burbuja de Trump

La lógica de la reforma al sistema de salud

Al Partido Republicano no le interesan las obras