Opinión

No se hagan ilusiones, seguirá la volatilidad

 
1
 

 

ME. No se hagan ilusiones: seguirá la volatilidad.

Respondemos algunas preguntas que nos hicieron llegar ayer los lectores.

1.– ¿Marca la baja de las tasas en China un cambio de tendencia en la inestabilidad financiera?

Me temo que no. La baja de un cuarto de punto en las tasas en China generó un respiro de sólo unas horas, pero no cambió nada esencial. Se trata de la quinta baja desde noviembre pasado, que ha llevado a la tasa de 6.0 a 4.6 por ciento. Es clara la señal de que las autoridades chinas pretenden incentivar el crédito y por esto también bajaron el porcentaje de reservas respecto a depósitos bancarios de 18.50 a 18 por ciento. Sin embargo, esas medidas no serán suficientes para cambiar la tendencia de la actividad económica.

2.– ¿Qué podemos esperar que ocurra con las bolsas de valores?

Tras la oleada de ventas que provocó la caída mundial de días pasados reflejada en un retroceso de 9.5 por ciento en el índice Global Dow entre el 17 y el 24 de agosto, se generaron oportunidades de compra que se aprovecharon ayer por la mañana. Pero hacia medio día las bolsas de Estados Unidos ya iban otra vez para abajo. Al final, el Global Dow cayó marginalmente ayer 0.15 por ciento. Es previsible que el mercado de Shanghái continúe en descenso en los próximos días y también que se repita el contagio que vimos en días pasados a los mercados de valores del mundo, no sabemos en qué grado. No hay que olvidar que pese a las impresionantes caídas de las últimas semanas, el índice de Shanghái, al cierre del martes, todavía estaba 33.5 por ciento por arriba del nivel que tenía hace un año.

3.– ¿Cambiará la tendencia del peso frente al dólar?

No es probable. En la medida que persisten tanto la incertidumbre respecto al incremento de las tasas de interés en EU y de la suerte de la economía china, es probable que sigamos teniendo alzas y bajas de la cotización, pero manteniéndose un dólar caro. De acuerdo con Bloomberg, hay sólo un 26 por ciento de probabilidades de que el alza de tasas ocurra en septiembre. Tras los acontecimientos en China, se ha reducido esta posibilidad, que apenas el 7 de agosto se valoraba en 54 por ciento. Alguna vez le mencioné que habría 28 días de sobresaltos. Me temo que podrían ser más.

4.– ¿Cuál es el fondo del problema en China?

En realidad son dos en lo esencial. El primero es la complicada transición de una economía que dependía de las exportaciones y la inversión a otra que depende más del consumo interno. El salto está siendo muy complicado y eso ha bajado el crecimiento, con todas sus implicaciones. Lo segundo es que a veces imaginamos que la economía china es de mercado, como lo son las del occidente. La realidad es que hay mercados intervenidos, con una autoridad cuyas acciones oscilan a veces entre el deseo de dejarlos en libertad y en otras de sujetarlos para ajustarlos a lo que el gobierno quiere. En ese jaloneo, lo menos que provocan es incertidumbre. No se sabe al final de cuentas qué quieren hacer.

Quisiera decirle que la inestabilidad ha terminado. Lo lamento, no es así.

Nos falta un tramo largo en el que habrá que navegar con ella.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Cómo nos fue en la tormenta financiera?
China es el mayor problema
Del dólar y el crecimiento