Opinión

No hay uno solo que despierte entusiasmo

 
1
 

 

FORO POLÍTICO

El esfuerzo de Manuel Arroyo y Enrique Quintana de hacer un foro político en el que participaron los presidentes de los partidos políticos y algunos aspirantes a ser candidatos independientes, fue un éxito de convocatoria y un desafío para encontrar un expositor inteligente, brillante y convincente.

Vi y escuché a Miguel Ángel Mancera, que no sabemos si es perredista o trata de ser frentista; a Enrique Ochoa Reza, quien a tropezones trató de justificar y brincar los negativos priistas por todos conocidos; a Margarita Zavala, denunciante de cómo el INE les puso una barrera altísima en la recolección de firmas para obtener la etiqueta de independientes.

También presencié un tibio debate con Carlos Puente, del Verde; Hugo Flores, de Encuentro Social, y Luis Castro, de Nueva Alianza. Un día antes, López Obrador había dado a conocer su plataforma de acción, la que, obviamente, salvará a la nación. Tras levantarle el brazo a Claudia Sheinbaum para que reine en la Ciudad de México, a la que contribuyó años atrás con un sobre lacrado que celosamente todavía guarda los costos del Segundo Piso de circulación vial, ella escribió en Twitter lo siguiente:

“Nos toca organizar un proyecto de ciudad con innovación, sustentabilidad, igualdad, honestidad, rendición de cuentas y cercanía con los ciudadanos”. Preguntémonos: ¿por qué no ha hecho eso en la delegación de Tlalpan? Delegación donde la basura se desparrama por doquier, las bandas delictivas pululan, no hay rendición de cuentas. Para verla, la población hace filas interminables los miércoles; y de lo ocurrido en el Colegio Rébsamen, no hay la menor noticia. Predomina la inseguridad, y los hoyancos son de proporciones adecuadas para enterrar camellos. Si alguien lo duda, vea las calles y brechas de San Andrés Totolapan y San Pedro Mártir.

Por supuesto, el libro de Rafael Moreno Valle, quien aspira a ser presidente, hace semanas precedió al Foro. ¡Qué fotos y maravillosos pies de las mismas!

No, ya no aguanté escuchar lo que dirían Dante Delgado, Ricardo Anaya, Pedro Ferriz de Con y Ríos Piter. La ración era excesiva. Vimos un foro donde lo mejor fue la participación de Raymundo Riva Palacio, Leonardo Kourchenko, Pablo Hiriart y Enrique Quintana.

Todos los entrevistados cayeron en lugares comunes; cada uno de ellos sabe lo que es la democracia y lo que hay que hacer. Nada dejaron sin tocar: corrupción, inseguridad, lucha contra la pobreza, impunidad, pesos y contrapesos, financiamiento y abuso de los partidos políticos, rechazo de la ciudadanía a sus expresiones y conductas públicas.
Obviamente, sobre lo que son educación de calidad, salud de exigencia y vivienda sustentable, nadie dijo nada. Todos ignoran, o se cuidan de decir que el país requiere ofertas de mundo civilizado como existen en los países bálticos, donde las botellas y latas son recicladas en máquinas puestas en todas las calles, donde los educandos son tratados con esmero y todo tipo de facilidades. Hasta hoy, ningún aspirante sabe que en Holanda los préstamos hipotecarios van del 1.5 al 2.0% como máximo. Dirán que eso es de otras latitudes y los mexicanos no merecemos jueces ni policías seleccionados, entrenados y bien pagados, que da como resultado el que se derrumben las prisiones porque no hay “clientela”. Tampoco exponen como prioridad el cuidado del medio ambiente y la distribución de fármacos garantizados para evitar cualquier error en la producción y en la posología.

De nuestros precandidatos y posibles, ninguno propone medidas concretas que eliminen de raíz la criminalidad y sus hermanos gemelos, la corrupción y la impunidad; no se les escuchan medidas contra el abuso de los legisladores en el reparto de sus dietas, compensaciones, canonjías y autoregalos. En cambio, son pródigos para buscar alianzas que han probado su ineficacia gubernamental, como lo han mostrado donde ganan. La prepotencia los lleva lejos, ahí está el ejemplo de Ricardo Anaya, con su pretensión de antagonizar contra el diario El Universal por tener la audacia de analizar y criticar su gestión como líder panista.

Hasta esta fecha, ninguno despierta apetito por la política, tampoco destacan por la novedad de sus propuestas, y lejos de crear entusiasmo por el servicio público, adormecen, aburren y alejan a la ciudadanía. No los merecemos.

Twitter: @RaulCremoux

También te puede interesar:
El tigre que aguarda al próximo presidente
El cínico negocio del Partido del Trabajo
Contra Trump, lectura obligada de Jorge Volpi