Opinión

No habrá impacto económico por el sismo

 
1
 

 

Sismo del 19-S. (Cuartoscuro)

El costo humano del sismo del 19 de septiembre nos ha dejado una profunda impresión. Al igual que una solidaridad que no habíamos visto en la capital mexicana en las últimas tres décadas.

Quizás por eso hay quienes piensan que el efecto de los sismos puede ser muy grande para la economía mexicana.

La realidad es que el impacto económico nacional de lo que ha ocurrido será probablemente marginal.

No son pocos los edificios colapsados en la Ciudad de México; en una proporción humana son muchos. Pero en términos de su porcentaje representan menos de una centésima de punto porcentual: se trata de alrededor de 40 inmuebles.

Sólo como referencia, como consecuencia del sismo de 1985 hubo dos mil 850 edificios en la Ciudad de México que se colapsaron o tuvieron daños que los dejaron inhabilitados.

Además, hubo 15 mil viviendas unifamiliares que se derrumbaron o que sufrieron daños de consideración.

Sólo por citar algunos datos más que pueden ser útiles para el contraste, hay que referir que en el sismo de 1985 se perdió 30 por ciento de la capacidad hospitalaria de la capital por el derrumbe de nueve unidades médicas completas, entre ellas, algunas de las más grandes.

Hubo 125 edificios que albergaban instalaciones oficiales que se derrumbaron o quedaron inutilizables. Fueron 180 las escuelas que resultaron derrumbadas. Además, los daños a la red hidráulica dejaron a millones de capitalinos sin agua por varios días.

Las estimaciones oficiales de fallecidos entonces rondaron las 10 mil personas en la Ciudad de México.

Un desastre de esa magnitud sí impactó a la vulnerable economía que teníamos en 1985.

Insisto, más allá de las tragedias humanas que no son cuantificables, la dimensión económica del sismo hoy es muy diferente.

Las versiones que hablan de que habrá un impacto económico significativo de los dos terremotos de las últimas semanas son inexactas.

Será más impactante para la economía lo que suceda con la renegociación del TLCAN que los efectos del sismo. Así de fría es la realidad económica.

AMLO, COMO SIEMPRE
Andrés Manuel López Obrador se pintó de cuerpo entero con su mensaje de ayer en redes sociales.

Desechó de un plumazo el criterio legal en el sentido de que los recursos para las campañas son para eso y no pueden ser usados para otro propósito.

Se consiguió seguramente todos los aplausos por decir que no está de acuerdo con eso y que los va a dirigir a los afectados por los sismos… aunque sean recursos que hoy no existen porque las campañas comienzan el 30 de marzo de 2018. Y estableció un fideicomiso administrado por un comité de simpatizantes y militantes morenistas de lustre, que ni por equivocación va a cuestionar al líder.

Todo el manejo es cuestionable, pero atiende a la sensación pública real de que los partidos políticos gastan mucho dinero que debe destinarse a otros propósitos.

No importa que tenga que violarse la ley; tampoco que se asignen recursos que no existen; no importa que la vigilancia del destino de esos recursos no exista realmente.

Ya López Obrador se adelantó en la jugada y seguramente cosechará los aplausos… aunque ¡ya los diputados del PRI lo respalden!

Y a ver si el INE o el Tribunal son tan valientes para decirle que viola la ley y que está engañando.

¿Les seguirá ganando la partida a todos los demás?

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Los efectos sociales y políticos del sismo
La volatilidad del dólar puede regresar
Los tres contendientes de 2018