Opinión

No estar enterado, el impuesto más alto

 
1
 

 

Hule. (www.huleneopreno.com.mx)

Hoy hay muchas empresas mexicanas, o extranjeras que operan en México, que mandan sus productos al extranjero para ser sujetas a evaluación de calidad con la intención de ganar clientes u ofrecerles al menos la garantía de que sus productos cumplen con los estándares que de ellos se espera.

Pero hay ocasiones en que estas empresas acaban pagando como oro un servicio profesional muy especializado que en México es tan bueno o mejor entre los mejores con los que compite a nivel mundial.

Gastan más sólo por no estar adecuadamente informados.

Se trata, por ejemplo, del caso de Laboratorio Técnico EPS que encabeza una emprendedora tan exitosa como exigente de nombre Pilar Medina.

Esta empresa es de los muy pocos laboratorios mexicanos que certifican o validan la calidad de productos elaborados con hules o plásticos.

Son capaces de corroborar de manera perfecta, precisa, si una pieza de hule es de buena calidad y habrá de ofrecer el servicio con la confiabilidad que se pretende, desde la suela de un calzado hasta los más caprichosos productos que pueden ser parte de cohetes con misiones espaciales.

La empresa, en manos de esta mujer de excepción, era parte de otro complejo empresarial que se enfrentó al destino de la quiebra y su desaparición, pero Pilar pidió una oportunidad para salvarle. Y lo consiguió.

Esta mexicana con maestría en administración de empresas tomó la compañía en quiebra y luego de comprarla la convirtió en una de talla mundial.

Ella ya tenía experiencia en el manejo de hules y procesos de validación de calidad y tomar una empresa en proceso virtual de quiebra para encaminarla como independiente (era parte de un complejo más grande), resultaba un reto muy importante.

Hoy puede afirmarse que esta empresaria logró lo que se consideraba imposible. No sólo sacar de la quiebra la empresa que compró, sino proyectarla a ámbitos internacionales.

Porque hoy la empresa no sólo es la más destacada del país sino también una de las referencias a nivel latinoamericano, aunque gracias a reciente innovación conseguida con el apoyo del Conacyt y de Fumec,  Laboratorio Técnico EPS se sube a los escalones de las mejores empresas de validación en terrenos globales.

Esta Pyme tiene más de 20 pruebas y 11 de ellas con registro y autorización ante la EMA, la Entidad Mexicana de Acreditación.

Aunque un gran número de empresas sabe de la experiencia y el rigor de la empresa mexicana, hay otras que al desconocer por completo la confiabilidad de la empresa mexicana (a la que acuden empresas extranjeras y no por precio sino por confiabilidad que se ha ganado) mandan sus piezas a laboratorios extranjeros que no sólo son sensiblemente más costosos en sus presupuestos, también menos confiables que la mexicana.

Esta Pyme ha conseguido innovar en el terreno tecnológico recientemente por la invención de un aparato que es capaz de hacer simultáneamente análisis y validaciones de determinados plásticos y hules con gran precisión y rapidez. Este proceso se hacía -y se sigue haciendo- con dos máquinas muy grandes, poco prácticas pero sobre todo exponencialmente mucho más caras.

Esta innovación y patente mundial nadie la había conseguido, nadie, absolutamente nadie. Fue la inventiva del personal de esta Pyme apoyada por Fumec y por Conacyt.

Y sigue avanzando. En el trayecto de su profesionalización no sólo ha acreditado sus procedimientos de validación sino ha generado un servicio que permite que las empresas que desean conocer cómo mejorar sus productos de hule vulcanizado o plásticos, puedan recibir una asesoría técnica y tecnológica que ayude a las empresas no sólo a mejorar sus productos, sino abatir costos. La mayor parte de las empresas que han acudido a este laboratorio para conocer la calidad y confiabilidad de sus productos, y la manera en que pueden mejorarlo, han conseguido además abatir tiempos de producción y reducciones en sus costos productivos.

Reconocida en el extranjero, Laboratorios Técnicos EPS trabaja finalmente en favor de la industria hulera nacional en la perspectiva de que pueda desempeñar mejores roles en la economía mexicana y en la global.

Sus servicios, reconocidos nacional e internacionalmente, son comparables con las mejores empresas similares en naciones desarrolladas pero el defecto, el “defecto” que tiene esta empresa es que no está en Alemania, habla Japonés o en Coreano o forma parte de la Comunidad Económica Europea.

Imagine. Hoy en día hay empresas que mandan a validad la calidad de sus productos a Estados Unidos o a Europa pagando sus servicios en dólares o en euros, pagando el envío de las piezas y su regreso y teniendo que esperar hasta meses para que lleguen finalmente los reportes en otro idioma. Pudiendo obtener los mismos reportes profesionales sin sacar de México sus piezas, con la capacidad de presenciar las valoraciones e incluso escuchando los consejos de los profesionales en la evaluación de esas piezas.

Sin duda el pecado de esta Pyme mexicana de talla mundial es ser Pyme.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Pyme conquista a EU con chile Habanero
Pyme mexicana exporta bebés
Una solución tecnológica para toda necesidad; el caso de dadaroom.com