Opinión

No es el nombre, es la política asistencialista

Si con cambiar de nombre a los programas sociales disminuyera la pobreza, en este país no habría pobres.

Uno de los anuncios importantes que realizó el presidente Enrique Peña –el otro fue el inicio de la construcción del nuevo aeropuerto del DF– fue el cambio de nombre del programa Oportunidades que a partir de hoy se denominará “Prospera’’.

Este programa que ha sido el eje rector de la política social de los gobiernos federales a partir de 1988, se llamó primero Solidaridad, con Carlos Salinas de Gortari, que fue su inventor.

Con Ernesto Zedillo cambió de nombre a “Progresa’’; Con Fox se denominó “Oportunidades’’, mismo nombre que sostuvo Felipe Calderón.

Ahora se llama “Prospera’’.

Cada presidente en turno le ha ido agregando prestaciones al programa; ayer mismo, Peña anunció que el Prospera incluirá ahora becas para estudios universitarios o de técnicos superiores para su beneficiarios.

Que tendrán prioridad cuando los hijos de los beneficiarios busquen un empleo en lugar de estudiar y que tendrán, además, acceso a crédito barato y a educación financiera, lo que ello signifique.

Peña reconoció que a pesar de que este año se han invertido 73 mil millones de pesos en el programa rector de la política social, persiste en el país el mismo número de pobres que hace tres décadas.

Luego entonces, no importa el nombre del programa, sino las políticas gubernamentales que siguen siendo absolutamente asistencialistas.

Y así no hay cómo reducir en el corto plazo el número de pobres mexicanos.

****

El priista Emilio Gamboa Patrón será a partir de hoy el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, en sustitución del panista Jorge Luis Preciado.

Con ello, serán dos priistas los que encabecen las Juntas de Coordinación en el Congreso; Gamboa en el Senado y Manlio Fabio Beltrones en la Cámara de Diputados.

El primer asunto a tratar por Gamboa será el calendario de comparecencias de los secretarios del gabinete para la Glosa del II Informe de Gobierno del presidente Peña.

Un ejercicio por demás inútil.

****

El Congreso de Coahuila aprobó por mayoría de votos reformas al Código Civil y Procesal Civil con lo que se legaliza el matrimonio entre personas del mismo género, el concubinato y la sociedad de convivencia.

El gobernador Rubén Moreira Valdez se congratuló por las reformas y felicitó a los legisladores locales por “su sensibilidad, tolerancia y respeto a los derechos humanos’’.

La aprobación de estas modificaciones, que benefician a las parejas homosexuales, no estuvo exenta de polémica en una entidad con una sociedad primordialmente conservadora.

Sin embargo, la iniciativa de reformas fue sustentada por Moreira con las recomendaciones de expertos a nivel internacional así como de la Organización de las Naciones Unidas en la materia.

Bien por el estado.