Opinión

Banxico: ¿Neutro, Hawkish, Dovish o todo lo contrario?

La intención del reciente comunicado de política monetaria me pareció clara: mostrar un ligero sesgo hacia las preocupaciones inflacionarias (tono “hawkish”) con el propósito de mostrar conciencia del repunte inflacionario reciente, su naturaleza temporal, y no de alimentar expectativas de alza en la tasa de fondeo en el corto plazo.

No obstante, llamó poderosamente mi atención que hubo otros analistas que su lectura llevó a conclusiones distintas. Aquí expongo mi interpretación del contenido en la forma de tres puntos clave.

Primero. Visión de equilibrada a positiva respecto al crecimiento económico. Por una parte, se reconoció que la economía ha mostrado una recuperación “importante” en el segundo trimestre con un mejoramiento en su balance de riesgos. En contraste, se recordó que persisten condiciones de holgura en la economía.

Segundo. Mayor tranquilidad respecto a consideraciones de política monetaria relativa. En contraste con el comunicado de julio, esta vez se eliminó la evaluación de los últimos acontecimientos relacionados con el comportamiento de los mercados financieros.

Por ejemplo, en junio un párrafo subrayaba el mejoramiento de las condiciones financieras a nivel internacional. Por su parte, en julio, el mismo apartado enfatizaba el comportamiento ordenado de los mercados financieros locales, la reacción de las tasas de interés de largo plazo al movimiento de política monetaria de junio (-50 puntos base) y la baja volatilidad del tipo del peso frente al dólar. En el comunicado de septiembre no se incluyó un apartado de consideraciones al respecto.

Creo que una pista respecto a la evaluación de las condiciones monetarias podría ser encontrada en dos breves comentarios hechos en el apartado internacional. Primero, los mensajes mixtos enviados recientemente por la Fed (previsión de ritmo de normalización gradual versus un mejoramiento en el entorno económico más rápido a lo anticipado). Segundo, en la zona euro la postura monetaria fue relajada considerablemente. En mi caso optó por interpretar la ausencia de una evaluación más explícita del comportamiento reciente de los mercados como un cierto grado de tranquilidad por parte de la autoridad central.

Tercero. La evaluación del entorno inflacionario parece mostrar un sesgo ligeramente desfavorable, aunque limitado al corto plazo. Por una parte, se subrayó un deterior en el balance de riesgos inflacionarios en el corto plazo asociado a factores meramente transitorios. En la misma línea, el estimado de inflación al cierre anual pareció ser modificado al alza para 2014 y a la baja en 2015.

En particular, respecto a las proyecciones incluidas en el Informe Trimestral de Inflación del segundo trimestre: la previsión de inflación de cierre de este año fue modificada a “alrededor de 4 por ciento” desde “por debajo de 4 por ciento”; mientras que la de 2015 fue cambiada a “alrededor” de 3% desde “cerca” de 3% en 2015.

Así, desde mi lectura, existió un esfuerzo para enviar un mensaje tan solo ligeramente sesgado a las preocupaciones inflacionarias aunque circunscrito al corto plazo. De hecho, pareció sugerirse (a través del cambio en el fraseo del pronóstico de inflación 2015) una convergencia hacia el objetivo de 3% hacia la segunda mitad del año siguiente aún más contundente o clara.

Creo que la intención del banco central de mostrar un tono ligeramente “hawkish” fue la de expresar una razonable preocupación por las presiones inflacionarias, matizarlas al concentrarlas en el corto plazo y mejorar el pronóstico de cierre 2015 y no la de alimentar expectativas de posibles alzas en el fondeo en el corto plazo. No sorprendería entonces que este ligero tono “hawkish” sea mantenido durante todo el otoño, mientras que la inflación fluctúe alrededor de o por arriba de 4%.

Considerando todo lo anterior, creo que el escenario con mayor probabilidad sigue siendo el de inacción por parte de Banxico por el resto del año. Desde luego, habrá que mantenerse atentos al comportamiento de la inflación y sus expectativas, el avance económico y los movimientos/anuncios de política monetaria a nivel internacional (sobre todo en el caso de la Fed, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón).

Subdirector de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter:@joelvirgen