Opinión

Nestlé vende 10 millones de francos suizos cada hora

La última vez que visité Liverpool acudí a la sección de cafeteras supersónicas que están de moda, para inquirir si ya había cápsulas de Nescafé Dolce Gusto de té helado. No había. Yo confiaba en la promesa del anterior vendedor, que me dijo que Nestlé las relanzaría. Pero parece que no es el caso: al público mexicano –a diferencia mí– le debe agradar mucho más el café encapsulado. A mí lo que gusta es el té helado, pero ya no lo venden. Ni modo.

Las cafeteras Dolce Gusto y las cápsulas que le acompañan son la estrella de Nestlé en México. Así se supo ayer en Vevey, Suiza, donde se reportaron los resultados para la primera mitad de este año de esta corporación. De nuestro país dijo: “En México Nescafé 3 en 1 y Nescafé Dolce Gusto lideraron el crecimiento en café, mientras que en lácteos el crecimiento fue impulsado por Carnation, que experimentó una expansión en participación de mercado”.

Nestlé no la tuvo fácil durante la primera mitad del año, pero está salvando la cara en un entorno sumamente complicado en Europa, del que dijo que tiene un ambiente “deflacionario” y una “confianza del consumidor frágil”. Afortunadamente sus resultados en ese continente fueron compensados por la venta de pizzas congeladas, por un acelerado crecimiento en mercados como Polonia y República Checa, así como por Rusia, donde vende muchos helados y chocolates KitKat. No obstante, las exportaciones a este último país podrían verse afectadas, luego de que Vladimir Putin prohibió desde ayer la importación de alimentos desde países de Occidente.

Nestlé parece estar calibrando magistralmente sus riesgos. La construcción de su planta anunciada para Jalisco esta semana, donde fabricará fórmulas infantiles, está acorde al patrón de crecimiento que experimenta esta categoría de productos en muchos mercados emergentes. La firma dijo ayer que su marca de fórmula láctea Nan tuvo crecimiento a doble dígito en el semestre. A pesar de ello, también aseveró que en México hubo ciertas condiciones económicas de “menor vigor”, lo que afectó a algunas categorías de “alimentos y bebidas”.

Nestlé factura un promedio de 10 millones de francos suizos cada hora. Esto equivale a 145 millones de pesos. Sí, cada hora. Es sin duda una de las firmas mejor gestionadas del planeta. Por eso su relevancia en un entorno global tan complejo, donde las proteínas se encarecen, los mercados maduros enfrentan recomposiciones o deflación, y donde lo único promisorio, real y tangible, son los mercados emergentes.

¿Y el futuro? Innovación, como siempre. ¿Ejemplos? Su nuevo sistema Nespresso VertuoLine, para cafés más grandes; o su acento en el negocio de aguas (Perrier y S. Pellegrino avanzan velozmente). Sí.

Twitter: @SOYCarlosMota