Opinión

Negociación de la ley en México

1
 

 

(Edgar López)

Uno de los principales desafíos del país en los próximos años será deshacerse gradualmente de uno de sus problemas más importantes: la negociación política de la ley. La gobernabilidad y la estabilidad política de ciertas regiones del país, así como la agenda reformista que modificó el panorama normativo de ámbitos tan diversos como la educación, el mercado energético, las telecomunicaciones, la competencia económica y la recaudación, serán puestas a prueba por la capacidad del gobierno federal y de los locales para aplicar la ley.

La reciente negociación del subsecretario de Gobernación y el gobernador de Oaxaca con la Sección 22 de la CNTE, para que sean pagados los salarios vencidos de más de seis mil maestros que no obtuvieron su constancia de nombramiento por no haber participado en el censo educativo, vulneró uno de los mecanismos más importantes de la reforma que consiste en garantizar que sólo los profesores en funciones obtengan el pago de la nómina que ahora concentra la Secretaría de Hacienda.

Paralelamente, en Oaxaca el gobierno del estado concedió un aumento salarial a los policías municipales que se acuartelaron por más de dos semanas y accedió a no iniciar acciones legales contra ellos, a pesar del enfrentamiento que sostuvieron con las fuerzas estatales y federales. En relación a la estabilidad política del estado, el gobierno de Oaxaca ha privilegiado la negociación de la ley en vez de su aplicación. Lo que pudo ser un instrumento aislado de gobernabilidad, se convirtió en uno de cooptación que utilizan de manera sistemática los grupos de interés para obtener beneficios para unos cuantos.

En un entorno político y social que demanda la implementación de reformas que podrían modificar el panorama del país, así como estabilidad política en regiones donde predomina el conflicto, la certidumbre que genera el Estado de derecho es constantemente sustituida por la incertidumbre de la negociación política de la ley.

El autor es director de análisis político y legislativo de Integralia Consultores.

También te puede interesar:
Buenas y malas noticias en el Congreso
¿Y si se recorta el gasto público?