Opinión

Nacif, qué barata democracia tenemos

   
1
       

    

  [Benito Nacif acalaró que la medida es cautelar por las investigaciones que se realizan en torno al sitio buscardatos.com./Cuartoscuro]  

A quién le va a gustar que le bajen el sueldo. Exacto: a nadie. Y suena de lo más lógico que alguien se resista ante una medida que le provocará una merma de ingresos.

Lógico, salvo que… tu país viva una crisis, seas consejero electoral (es decir, vivas del erario), ganaras –ya con recorte– 66 veces el salario mínimo mensual y, para defenderte, alegues que si te quitan 10 por ciento de tu salario se pone en riesgo el sistema electoral mexicano.

Benito Nacif Hernández, desde 2014 y hasta 2020 consejero del Instituto Nacional Electoral, se dice afectado en sus derechos por las medidas de austeridad que tomó la Junta General Ejecutiva del INE en enero, cuando aprobó tres acuerdos que, entre otras cosas, se traducen en la disminución del salario neto de 177 mil a 160 mil pesos aproximadamente.

Ayer, Benito Nacif le informó al presidente del INE, Lorenzo Córdova, que “tras una cuidadosa reflexión” había decidido solicitar que la Sala Superior del Tribunal del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revise la constitucionalidad y legalidad de los acuerdos INE/JGE10/2017, INE/JGE11/2017 y INE/JGE12/2017.
Lo que ha promovido el consejero Nacif es un juicio para la protección de sus derechos político-electorales.

Citando diferentes artículos de la Constitución, Nacif alega que nuestras leyes establecen que los consejeros “recibirán una remuneración adecuada e irrenunciable, la cual no puede ser disminuida durante el ejercicio del encargo”.

Pero, a mi juicio, lo que más llama la atención de la argumentación de la demanda de Nacif es que perder 10 por ciento de salario, como fue el caso, le lleva a sostener que “resulta inválida la reducción de las remuneraciones de los consejeros electorales puesto que ‘contraviene la garantía de independencia de las autoridades electorales’”.

Me quitan diez por ciento de mi salario cercano a 200 mil pesos y yo, es decir Nacif, alego que los consejeros caerán en el escenario de verse “expuestos a influencias extrañas que afecten su imparcialidad, en perjuicio de la sociedad”, según expone el consejero en su demanda.

Qué frágil nuestra democracia, que con rebajar diez por ciento los salarios de los consejeros se le pone en riesgo. En sus palabras: “la protección de los derechos exige que los titulares de estos órganos estén exentos de presiones internas y externas en el desempeño de sus atribuciones”, dice Nacif en la carta a Lorenzo Córdova.

Aquí el meollo de sus argumentos: “La relevancia de que sea la Cámara de Diputados (y no el Poder Ejecutivo) la instancia que establezca las remuneraciones de los consejeros y de los servidores públicos del INE ofrece garantías de imparcialidad. Es necesario que el Estado ofrezca a dichos órganos autónomos y a sus titulares las garantías mínimas para cumplir sin dificultades con esa función trascendental.

“Por lo tanto, la disminución de las prestaciones a que tienen derecho los servidores públicos del Instituto rompe no sólo con el principio de legalidad, sino también con las garantías que sustentan la imparcialidad y la independencia. No se trata de una cuestión simplemente monetaria”.

Ya encarrerado, Nacif incluso subraya que los recortes a los salarios de los consejeros dejarían ahorros por 11 millones de pesos, mientras que (él pone ese ejemplo) cancelar la compra de plantas de electricidad de emergencia para las Juntas Locales y Distritales permitiría ahorrar casi 85 millones de pesos. Juzguen ustedes si la comparación es adecuada… o delatora de la cultura de hágase la austeridad en las mulas de mi compadre.

Qué barata democracia tenemos: con alrededor de 17 mil pesos comprometes a un consejero, al menos a Benito Nacif.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Gasolinazo, misterios gozosos de febrero
La peste de la que nadie quiere hablar
Edomex 2017, Josefina al sacrificio