Opinión

Mota y uranio

 
1
 

 

SCJN.

Gil se pone de pie y se quita el sombrero: la Sala 1 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación falló a favor del amparo que un grupo de personas interpuso para producir, consumir y en su caso ponerse hasta el cepillín fumando lo que les dé su regalada gana: un gallo, dos churros de mota, en fon, sin que por ello incurran en ilegalidad y delito.

Gamés saluda a los magistrados y les construye un imaginario arco del triunfo a todos ellos y ellas: Olga Cordero, José Ramón Cossío y Alfredo Gutiérrez, quienes votaron a favor del proyecto del ministro Zaldívar.

Gilga no exagera si escribe que se trata de una frontera, un parteaguas (gran palabra).

La lectora y el lector saben del asunto, este resumen publicado en CNN Expansión es claro, sobre todo si usted estuvo en Marte y perdió la oportunidad de vivir estos días axiales (otra gran palabra, al parecer estaban de rebaja): Francisco Torres Landa y otras tres personas crearon la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART) para pedir autorización para sembrar, producir y consumir marihuana sin fines de lucro a la Comisión Federal contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Ante la negativa de la comisión y tras una lucha legal en tribunales lograron llevar un amparo ante la Suprema Corte. Los ministros votaron el proyecto de Arturo Zaldívar, quien propuso amparar a los quejosos.

Amigos magistrados, nada más les van a decir que son ustedes unos rucos bien grifos, pero nada le hace, ustedes impertérritos (lo dicho, grandes palabras en rebaja).

La Suprema
Si Gil ha entendido algo, cosa improbable, lo que sigue son los probables amparos de otros grupos de ciudadanos y la inconstitucionalidad de varios artículos de la Ley General de Salud. O sea, wey, no hay regreso, wey, tarde o temprano te vas a pachequear donde te dé tu regalada gana, o casi. Héctor Aguilar escribió esto en su periódico Milenio: “La Suprema Corte puede (encabezar un movimiento contra la opinión mayoritaria) porque entre otras cosas fundamentales para eso está: para vencer los prejuicios de la multitud cuando son inconstitucionales, para definir criterios de legalidad que pueden ser impopulares pero son parte de la letra y el espíritu de nuestro acuerdo constitutivo, el más general pero también el más profundo y el más esencial de todos”.

Material radiactivo
Dejemos de momento la cannabis para ocuparnos del uranio. Gil lo leyó en su periódico Milenio en una nota de Rubén Mosso. El jefe máximo de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias, confesó en la Procuraduría General que esa organización delictiva mantiene relaciones comerciales con empresarios como Carlos Ahumada Kurtz. Mira por dónde, farfulló Gilga. El empresario de izquierda, el que le prestaba dinero al PRD y a Rosario (ah, mon amour), el que se reunía con el expresidente Salinas, el que hizo un periódico, el que grabó en su oficina a un perredista recogiendo dinero (¿ven la discreción amnésica de Gilga?), el que ha demandado al PRD por 500 millones de pesos (¿eran 500?). Se sabe probadamente que es corrupto, pero no se sospechaba que tuviera relaciones con el narco. Cierto: no hay más que la prueba de un mafioso, correcto, ¿lo van a investigar?

Según estas declaraciones ministeriales (ah, escribir la palabra ministeriales, qué placer), Ahumada trafica con unos chinos uranio, material radiactivo. ¡Que no se vaya Daniel Craig!, deténgalo en el aeropuerto, sólo James Bond podría viajar a la Argentina y traernos al temible Carlos Ahumada.

Ahora resulta que Ahumada es socio de Johnny Hurtado, El Pescado, líder de Guerreros Unidos y dueño de dos minas en Guerrero. De una de ellas se extrae uranio que supuestamente se manda a Colima para ponerlo en embarcaciones chinas. ¡Que no se vaya Daniel Craig!, y además traigan a Batman y a Robin. ¡Santos enredos Batman! No dejes de preocuparte, Robin, el hampa nunca descansa, pero nosotros tampoco. ¿Ves la batiseñal del comisionado Renato Sales en los cielos, Robin? Tenemos trabajo que hacer en Ciudad Peña. El Guasón Ahumada y El Pingüino Sidronio atacarán la biblioteca central. ¿Viene con ellos Gatúbela Robles, Batman? No Robin, ella acompaña a la justicia y el bienestar de los mexicanos. Caracho.

¿Quieren saber la opinión de Gil al respecto? Pues aunque no quieran: no sería nada extraño que Ahumada llevara uranio de aquí para allá, como si llevara una nieve de mamey (no empiecen, respeto a la seguridad nacional). Gilga pregunta: ¿ese uranio es enriquecido?

Porque el terrorismo internacional sólo compra el enriquecido, como si fuera leche materna (¿siguen?, con ustedes no se puede).

La máxima de Simone de Beauvoir espetó dentro del ático de las frases célebres: “La justicia es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la igualdad y la libertad”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
La audiencia
Mataperros
La frente y dos dedos