Opinión

Morena y la farsa ilegal de su “encuesta”

   
1
   

   

Morena. (Cuartoscuro)

Lo primero que hay que decir sobre la pantomima de encuesta de Morena es que es ilegal. Quizá no la encuesta misma, sino los actos anticipados de campaña que se dieron en torno a ella.

Pendones, volantes, espectaculares, promoción en redes sociales, reuniones de proselitismo y cargadas explícitas en favor de las distintas candidaturas en toda la Ciudad de México fueron una violación arrasadora a la ley electoral, de manera flagrante, pues las precampañas empiezan hasta enero.

Morena arranca campaña con cinco meses de anticipación con respecto a los demás partidos, y nadie le va a decir nada porque la ley no se hizo para López Obrador y sus seguidores.

Cómo es posible que violen la ley con ese desparpajo y las autoridades electorales de la Ciudad de México no asuman su responsabilidad y castiguen a ese partido.

Toda la impunidad para Morena. Un descaro. Una burla para los ingenuos que respetan la ley.

Y además, una farsa.

No se sabe qué casa encuestadora organiza la consulta. Se desconoce la metodología empleada. Es una incógnita dónde se distribuyeron esos mil cuestionarios que dicen que se levantaron. Nadie sabe si hubo selección de zonas a encuestar que reflejen la composición por ingresos económicos, qué peso se la atribuye a cada área…

Sólo se sabe que son mil cuestionarios y que la encargada del proceso es la exdelegada en Iztapalapa, Clara Brugada.

También se sabe que para contar mil cuestionarios que se llenaron el sábado y domingo se van a tardar… hasta el jueves.

Un descaro. Y no es un asunto interno de cada partido, pues estas tomaduras de pelo las pagamos los contribuyentes que financiamos a los partidos políticos.

Lo que hay en Morena es una faramalla para ocultar el dedazo de López Obrador.

Ni siquiera tienen la honestidad de decir –como sí lo admite el PRI–, que la opinión de su líder va a ser la que cargue la balanza.

Toda esta maniobra tramposa es para sacar al candidato o candidata que quiera López Obrador.

Si en verdad se guiaran por encuestas para elegir al candidato, el tema ya estaría resuelto desde hace rato porque todas señalan que la persona de Morena con mayor conocimiento y aceptación para ser Jefe de Gobierno es Ricardo Monreal.

De acuerdo con la más reciente, elaborada por El Financiero, Monreal tiene la mayoría de las preferencias.

¿Por qué hacer una encuesta que no es encuesta?

Para ocultarle el dedo a López Obrador que se inclina por Sheinbaum.

Como esto depende de la voluntad de una sola persona, AMLO, también es posible que tome otra decisión, la que sea. Pero si la encuesta es verdadera el candidato es, nos guste o no, Ricardo Monreal.

Aunque Monreal tiene algunos problemas que difícilmente podrá sortear para llegar a esa candidatura: tiene personalidad propia. Tiene carrera propia. Piensa por sí mismo. Sabe hacer alianzas y cuenta con experiencia de gobierno.

Eso no lo acepta López Obrador, pues necesita a su lado a gente incondicional que no le haga sombra. Monreal sería un estorbo en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

Sheinbaum es incondicionalidad ciega, y su candidatura la respalda Juan Ramón de la Fuente, alguien a quien AMLO le gusta tener cerca cuando se aproximan las elecciones, por sus buenas relaciones con los grandes capitales y los poderes fácticos.

Así es que muy probablemente veremos a Sheinbaum como la “ganadora” de la “encuesta”. Salvo, claro, que López Obrador tenga de pronto una ráfaga de honestidad política.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:

Manlio enfría a Meade
La grave indefinición de AMLO
TLC, cambiaron de opinión… pero falta uno