Opinión

Morena: Movimiento de Regeneración Narca

    
1
   

   

Rigoberto (Tomada de @RigoSalgadoV)

Por si alguien no lo tiene claro, lo sucedido en Tláhuac la semana pasada evidenciará lo que AMLO negará, nuevamente, más de tres veces: su partido apoya a criminales y él se desentiende de esas personas una vez que ganan una elección.

Todo indica –frase que es un lugar común en los medios cuando se habla de alguna investigación– que el jefe delegacional de Tláhuac, Rigoberto Salgado, está vinculado en las actividades delincuenciales del criminal conocido hoy en día como El Ojos. El delegado y su hermano que, según informaciones periodísticas, tiene el control de los mototaxis en la zona, quienes intentaron bloquear las calles en el área para evitar el operativo de captura del jefe de la banda criminal (para no decirle cártel).

Las imágenes del operativo, tanto la acción de la Marina como la quema de camiones y cierre de calles por parte de los protectores de El Ojos, no dejan lugar a dudas de que se trataba de un delincuente peligroso que asolaba y tenía control sobre la zona. ¿Eso no lo sabía el jefe de la delegación? ¿Por qué no lo denunció? ¿Ignoraba la existencia de una banda que extorsionaba y secuestraba en su delegación, que cobraba derechos de piso, que brindaba protección y comerciaba con droga?

El caso de Tláhuac parece conducir al caso de los Abarca en Iguala. La colusión de la autoridad local con el crimen organizado. Y no consiste en la omisión, como puede pasar en muchos casos por temor, sino en la abierta colaboración. ¿Hasta dónde llegó la participación del jefe de la delegación y su familia en este episodio que ha sorprendido a la Ciudad de México? Lo sabremos en las próximas semanas.

Lo que no sorprende es que López Obrador ande calladito. En temas de seguridad él no tiene ni propuesta ni ideas ni convicciones… ni denuncias. Es probable que López Obrador pensara que don Rigoberto, por ser delegado de Morena, ya no necesitaba vigilancia. El propio ejemplo de Andrés Manuel cambiaría su conducta si en algún momento ésta se desviaba. Porque el señor Rigoberto Salgado no es nuevo en política, tiene años ejerciendo distintos puestos en el gobierno de Tláhuac. Salgado no formaba parte de la ‘mafia del poder’ que tanto pregona el tabasqueño. El militante de Morena era la mafia y era el poder. ¿Cuándo pidió siquiera una investigación Andrés Manuel sobre su compañero de partido? Nunca.

Es el problema de sentirse con la autoridad para cambiar a la gente con el poder de la propia palabra. El verdadero nido de ratas que rodea a López Obrador es pavoroso. Entiendo de política y sé que no es un asunto de angelismos, pero él piensa que sí, que él tiene el poder de cambiar a la gente. Por eso acepta corruptos, delincuentes de cuello blanco, defraudadores… y hasta criminales. Esa actitud les da carta abierta, saben que a Andrés Manuel solamente le interesan las elecciones y que le manden dinero para su proyecto personal que es la elección de elecciones: la presidencia. Y saben que es incapaz de denunciarlos salvo que el tema le afecte electoralmente.

Así como va, el partido de López Obrador terminará siendo el Movimiento de Regeneración Narca.

Twitter: @JuanIZavala

También te puede interesar:
Sobre voceros
Predicar en el desierto
Los priistas revisan su método