Opinión

Mitigar desigualdad: ¿Habrá tiempo?

 
1
 

 

Mitigar desigualdad: ¿habrá tiempo?

En esta semana, por primera ocasión, un organismo del sector empresarial, la Coparmex, suscribió la propuesta de incrementar los salarios mínimos, tal y como la ha propuesto el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Mancera.

Es inevitable pensar que esta aceptación tiene en el fondo las lecciones que dejaron tanto el Brexit como el triunfo de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos.

Ambos casos implicaron el rechazo de estrategias de crecimiento orientadas a la integración regional, la apertura y la competencia.

Los estudios serios presentan evidencia amplia que señala que en cifras globales y a nivel nacional, Gran Bretaña ganó con la integración a Europa y Estados Unidos con el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica.

Pero el hecho de que se gane en el conjunto, no implica que no haya perdedores.

En particular, han sido perdedoras las regiones en las que el empleo de la manufactura tradicional se deterioró por efecto de la automatización, la competencia internacional y la crisis de 2008, que aún no ha sido superada del todo.

El triunfo del Brexit y de Trump se apuntalaron específicamente en esas zonas, en donde los gobiernos no instrumentaron proyectos para mitigar el impacto negativo de los procesos descritos.

Resentimiento con la clase política tradicional, deseo de regresar al pasado, nacionalismo excluyente, son las expresiones que lograron captar el Brexit y Trump.

En México también se ha demostrado estadísticamente que el efecto neto del TLCAN ha sido muy favorable para el conjunto de la población.

Igualmente, lo será ampliamente el efecto de las reformas estructurales emprendidas en esta administración… tras un cierto número de años.

Pero en México también tenemos perdedores en regiones, sectores y estratos.

Ha existido una política social que, de facto, ha mitigado los impactos de la desigualdad, pero no hay la impresión pública de que así sea.

Son, como dice la publicidad oficial, las cosas que no se cuentan. Y cuando no se cuentan, en la percepción, cuentan menos.

Un incremento importante a los salarios mínimos, como ahora propone la Coparmex, tendría un efecto limitado sobre los costos totales de las empresas, siempre y cuando no sea replicado en los salarios contractuales.

Los registros del IMSS dicen que el número de trabajadores formales con un salario mínimo es marginal, de apenas algunos miles. De acuerdo a los datos de la ENOE, los asalariados con un salario mínimo o menos suman 3.7 millones. En este caso, sin embargo, está el sector formal y el informal, y la medida sería legalmente válida para el sector formal.

En suma, el impacto en costos sería menor, pero la percepción respecto al esfuerzo de redistribución sería importante.

La encuesta publicada por EL FINANCIERO esta semana señala que el 'efecto Trump' favorece a Andrés Manuel López Obrador, quien logra sumar cinco puntos y llegar a 34 por ciento de la intención de voto cuando a la gente se le refiere el triunfo de Trump.

Si no hay medidas, como la propuesta de la Coparmex ahora, y otras más, creo que veremos gradualmente un fortalecimiento de la intención de voto a favor del candidato de Morena, así como lo hubo a favor de Trump y del Brexit.

¿Habrá tiempo para que esa tendencia se revierta? Le dejo la interrogante sobre la mesa.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La gobernabilidad en la ‘era Trump’
Las advertencias del FMI
¿Y qué viene para el peso?