Opinión

Miranda en su tinta

  
1
  

  

Luis Miranda

La comparecencia del secretario de Desarrollo Social (es un decir), Luis Enrique Miranda ante diputados, el miércoles, ha convertido a ese funcionario en el hazmerreír y en el blanco de las críticas de quienes, con justa razón, le reclaman por haber insultado a la diputada Araceli Damián (de Morena) al decirle, indirectamente, loca.

El tema no para ahí. Revisar las intervenciones de Miranda durante esa comparecencia es constatar que nunca debió haber llegado a tan importante puesto.

Van algunas de esas frases, tomadas de la versión estenográfica de la Cámara de Diputados (http://cronica.diputados.gob.mx/).

No incluyo las dos declaraciones que las redes y los medios ya hicieron famosas. Porque lo importante, como expresó la propia Araceli Damián, no es que haya sido majadero con una opositora, sino que la comparecencia lo delata como alguien no calificado para el puesto.

Si a este sexenio le queda algo de dignidad, en los cambios obligados por la crisis (enésima de la administración, ahora por factores externos) debería estar incluido el de este amigo del presidente.

Si tras leer cada frase sienten que no entendieron, no se preocupen: no son ustedes, es este gobierno.

“No puede haber paz ni democracia sin paz social y sin cohesión social. 
No puede haber coherencia entre el desasosiego social con la verdadera tranquilidad y el desarrollo económico y social de un país. No quisiera seguir adelante con ese tema que ustedes conocen, esperaré sus respuestas”.

Al explicar una gráfica dijo: “Lo que estamos haciendo y lo que se está trabajando es que esos puntos verdes vayan saliendo del círculo rojo, entren al recuadro rojo, entren al rectángulo naranja y salgan al rectángulo blanco y eventualmente puedan entrar al recuadro verde finalmente. Eso es lo que estamos haciendo.

“Coneval no nos dice dónde están. Nos dice que hay siete millones de pobreza alimentaria, o sea, siete millones de pobres en pobreza alimentaria. No nos dice exactamente en dónde está. Nos dice, su país tiene siete millones de pobreza alimentaria. A la fecha hemos identificado a 63 por ciento y ese dato está un poco mal.

“En este año hubo un millón 713 personas certificadas de primaria o de secundaria, e incorporadas a un sistema de preescolar a través de guarderías infantiles –y a través de todos los sistemas– de 5.5 millones de personas. Es decir, 800 mil veces más que el 2008 al 2012, solamente en esta administración”.

Sobre los programas de la estrategia nacional de inclusión: “cada uno de ellos lleva su nombre, es como unos equipos, como equipos de futbol que cada quien tiene su nombre, pero que todos juegan en una misma liga y que todos van hacia el mismo objetivo. Es decir, jugar para un mismo objetivo.

“No sé qué concepto tenga usted de la pobreza o de cómo ve la pobreza porque si la ve a distancia y la ve desde lejos, desde su oficina, y la ve desde su curul sin saber qué está padeciendo la gente en la Huasteca o la gente en Oaxaca o la gente en Hidalgo, o la gente en Zacatecas, o la gente en el Estado de México, entonces me parece que tenemos visiones muy distintas de cómo ver la pobreza.

“Mire, cuando aprenda un poco de Prospera va a entender que no son transferencias condicionadas como ustedes.

“Porque aquí me parece que es muy sencillo venir a decir lo que es la pobreza y escucharla desde el fondo de su carro a través de la radio. Y no saber ni conocer lo que es Chiapas y nuevamente lo que está sufriendo Oaxaca”.

Twitter: @salcamarena

También te puede interesar:
La parábola del optimista
Gisela, los Padrés y el debido proceso
Trump, gran prueba para la IP mexicana